score
AudioNoticias

Campañas de contraste sí sirven en democracia: analista. Con Ricardo Rocha

El analista José Antonio Crespo consideró que las campañas de contraste, que también son parte de las campañas negativas, sí sirven en una democracia, “han existido siempre en la democracia desde sus albores porque permiten que el electorado conozca algo más de los propios candidatos, de sus trayectorias públicas, de lo que hicieron o no hicieron, justamente de lo que prometieron y no cumplieron o hicieron al revés de lo que prometieron”.

En el programa “Fórmula Detrás de la Noticia”, señaló que en el caso del PAN, cuando dice lo que según ellos no cumplió Enrique Peña Nieto en su gestión en el Estado de México, es más fácil que ellos tengan los recursos para hacer esta revisión y darla a conocer, publicitarla, que lo que cualquier ciudadano podría hacer, y en este sentido las campañas de contraste pueden ayudar.

No obstante dijo, “el riesgo es de que también una faceta de las campañas negativas son las famosas guerras de lodo, pero son distintas las campañas de contraste que las de lodo, aunque ambas estén categorizadas como campaña negativa, es decir, hablar de los errores y defectos del adversario”.

A consideración de Crespo, las campañas de lodo son cuando se reduce a adjetivaciones, a insultos, descalificaciones sin sustento y no a partir de lo que realmente haya ocurrido en una gestión pública.

“Finalmente serán los ciudadanos los que decidan por quién votar, a quién creerle, a partir de los argumentos, de las pruebas que presenten (…) entonces digo que las campañas de contraste sí son compatibles con la democracia y que sí sirven al electorado porque le pueden dar información. Ahora que digan mentiras o no, eso toca a los propios agraviados aclararlo”.

En este sentido, argumentó, lo de ayer, entre PRI y PAN, es parte del peligro de las campañas negativas, “si el PRI quería un debate serio, qué bueno, pero terminó con actos de descalificación, incluso posibilidad de agresión empezó a darse (…) fue un desatino hacerlo en la calle, enfrente de la obra (…) pudo haber sido un debate interesante pero terminó en casi un zafarrancho”.

lmm



Artículos Relacionados

Back to top button