Publicidad Google

¿Qué pasaría si hubiera un fraude electoral el próximo 1 de julio?


Publicidad Google

12 de Marzo, 2018

    

Es una pregunta que muchos se hacen y por ello el periodista, explicó que si se diera el caso de un fraude electoral ¿qué harán aquellos a los que se les arrebate el triunfo?

@lopezobrador_

Publicidad Google

Tras la aparente utilización facciosa que el gobierno ha hecho de la PGR y de la Secretaría de Hacienda para perjudicar a la oposición de su candidato, quien se ubicado en un tercer lugar en las encuestas de intención de voto. ¿Sería posible que Los Pinos se atrevan a imponer un triunfo del PRI, fraude electoral incluido?, refirió el periodista Jorge Zepeda Patterson en su columna para el portal Sin Embargo.

Es una pregunta que muchos se hacen y por ello el periodista, explicó que si se diera el caso de un fraude electoral ¿qué harán aquellos a los que se les arrebate el triunfo?

El pasado viernes, Andrés Manuel López Obrador respondió de manera categórica: "Tengo dos caminos, ya lo he expresado: Palacio Nacional o Palenque, Chiapas. Si las elecciones son limpias, son libres, me voy a Palenque, tranquilo. Si se atreven a hacer un fraude electoral, me voy también a Palenque a ver quién va a amarrar el tigre. El que suelte el tigre que lo amarre".

Sin decirlo explícitamente, López Obrador hizo referencia a la tarea de contención que realizó en 2006 tras las elecciones en los que fue derrotado en condiciones dudosas, por decir de otra manera; pues hace doce años el líder opositor perdió por una diferencia muy cerrada tras llevar amplia ventaja en las encuestas y padecer una jornada plagada de irregularidades, algoritmos postelectorales incluidos, detalló Zepeda.

En aquel momento, muchos seguidores del ahora morenista concluyeron que habían sido víctimas de un fraude flagrante y quisieron actuar en consecuencia. En este sentido, Las corrientes más radicales de la izquierda asumieron que el sistema les estaba negando el acceso al poder por vía pacífica y que la única manera de recuperarlo era a través de la violencia. Por menos que eso brotaron movimientos guerrilleros urbanos y rurales en los años setenta, contextualizó el columnista.

Asimismo, el tabasqueño entendió que México no estaba para desencadenar un alzamiento y mucho menos la represión que eso provocaría y optó por el plantón de Reforma como una vía para canalizar la rabia y la impotencia, aseguró Zepeda en dicha columna.

Lo que muchos vieron como un acto irresponsable fue en realidad una medida estratégica e inteligente para evitar un derramamiento de sangre. "Pocos están enterados de los esfuerzos que debió hacer ‘El Peje' para acallar los tambores de guerra que atronaron entre sus filas" apuntó el columnista.

Además, señaló que es una paradoja que los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, quienes en su momento también utilizaron las instituciones en pro de los intereses de su partido, el PAN, "desde el intento de desafuero hasta el ‘haiga sido como haiga sido', acusen a López Obrador de ser un peligro para las instituciones".

Aseguró que 2006 fue la peor crisis política que el país haya vivido y fue AMLO el único de los protagonistas que actuó con un verdadero espíritu democrático.

Por ello, la afirmación de López Obrador esta semana en la reunión de banqueros de Acapulco tiene pues un subtexto: "en 2006 a mí me tocó amarrar al tigre que soltaron en su afán de quedarse en el poder; si vuelven a hacerlo en 2018 tendrán que amarrarlo ustedes mismos". Es decir, "si quieren incendiar la pradera no seré yo quien la haga de bombero. Sobre advertencia no hay engaño", explicó Zepeda.

Con información de Sin Embargo

 

 

 

Mira aquí Telefórmula en vivo