Publicidad Google

Cientos de aves mueren en Yucatán y Quintana Roo debido al cambio climático


Publicidad Google

12 de Enero, 2018

    

El mayor registro trogones y otras especies de aves sin vida, se registró en las zonas urbanas de Cancún, Playa del Carmen, Tulum, Holbox, Mahahual, Bacalar, Puerto Morelos, Chetumal, Akumal, Cozumel e Isla Mujeres.

FOTO: Sin Embargo

Publicidad Google

La presencia de aves trogones o coas cabeza negra en estado de fatiga o muertas, durante el invierno de 2017, en zonas urbanas de Quintana Roo, encendió una alerta ante la posibilidad de la presencia de factores que estuvieran alterando el hábitat de estas especies.

Estudios realizados por un equipo de especialistas en manejo de fauna, encabezados por el biólogo Rodolfo Raigoza Figueras, gerente de Fauna Silvestre de Grupo Experiencias Xcaret, y el maestro veterinario zootecnista Javier Carballar Osorio, responsable técnico de Crococun, apuntaron que las causas probables de este fenómeno son los factores ambientales y principalmente climáticos.



En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, consultada por el portal SinEmbargo, la bióloga Gisela Maldonado Saldaña, miembro del Comité Estatal de Vida Silvestre y directora de Kanantik, consultoría privada en manejo de fauna silvestre, informó que se implementó una estrategia de atención específica para los reportes recibidos de trogones y otras aves, en la cual participó la sociedad civil organizada, el sector privado, instancias de gobierno y la comunidad.

Así que el comité recomendó a la ciudadanía que en caso de hallar trogones y otras especies, informara de la ubicación de esta para crear un mapa de incidencias del fenómeno; además llevara a los ejemplares muertos a Sema, ASK, Xcaret y Crococun para determinar las causas de su deceso, por su equipo de especialistas, que ya se encuentra trabajando en ello.

El análisis que estos realizaron, en los tejidos de las aves muertas por posibles evidencias de procesos inflamatorios o infecciosos, descartó la presencia de patógenos infecciosos en los tejidos de las aves, resultando negativos para Cryptosporidium parvum, Mycobacterium avium, Mycobacterium genavense, Toxoplasma gondii, Trichomonas gallinae, Chlamydophila spp. y Aspergillus spp, publicó el mismo portal consultado.

Ante la ausencia de patógenos en las muestras de tejido de las especies, la investigación considera factores ambientales, principalmente climáticos, que pudiesen haber generado un cambio fenológico en las condiciones de vida de los trogones, tucanes y demás aves.


 

 

 

Mira aquí Telefórmula en vivo