Publicidad Google

Mensaje de Cristina Díaz Salazar, secretaria de la CNOP durante la Internacional Socialista


Publicidad Google

30 de Junio, 2014

    

Mensaje de Cristina Díaz Salazar, secretaria general de la confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) durante su intervención en el Consejo Internacional Socialista.

Publicidad Google

Asisto con plena satisfacción a este Consejo de la Internacional Socialista, convencida que el Partido Revolucionario Institucional se reafirma como un partido nacionalista, que se inscribe en la corriente socialdemócrata de los partidos políticos contemporáneos que pugnan y promueven la modernización, con democracia y justicia social.

En un contexto de profunda transformación en lo económico, lo político y lo social, que da una nueva cara a México, el gobierno encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto rescata los principios históricos de una política exterior con vocación pacifista, que permite a nuestro país ser nuevamente referente en América Latina y el Caribe, y protagonista en el concierto internacional.

Como partido en el Gobierno y en pleno apego a sus principios, el PRI respalda y va de la mano con la política exterior establecida por el actual Ejecutivo Federal, evitando y revirtiendo los errores de los doce años previos de una política exterior desilusionante y fallida.

La política exterior debe ser congruente con los objetivos de la política interior, porque al respetar el Estado de derecho, mejorar la seguridad pública y la procuración de justicia, se promueven valores y principios de paz en aquellas regiones amenazadas por la inestabilidad y la confrontación.

En el actual panorama internacional, los desafíos para mantener la paz ya no son los mismos de cuando México tuvo un papel relevante en la solución de conflictos bélicos y pacificación.

Como sucedió, por ejemplo, en los años ochenta, cuando en Centroamérica el gobierno mexicano tuvo un papel muy relevante, en apego a los principios de la Doctrina Estrada, en su actuación en el Grupo Contadora, así como en los Acuerdos de Chapultepec.

De esta manera, apoyamos decididamente los procesos de paz en la región, convulsionada por los conflictos de Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

Hoy, la política exterior de México mantiene su compromiso con la conservación de la paz y el respeto al derecho internacional. Así lo demuestra su impulso al establecimiento de la Comisión para la Consolidación de la Paz en la ONU.

En todo esfuerzo de paz en el mundo donde ha intervenido la ONU, siempre México ha puesto una impronta que favorezca la paz.

Conflictos como el que mantienen las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, de la mayor relevancia para México, han merecido la atención puntual por parte del presidente Peña Nieto, al promover el diálogo y el proceso de paz en esa nación.

Por cierto, hay que recordar que los primeros acercamientos para establecer una mesa de diálogo se dieron en México, cuando se organizó la primera reunión entre el gobierno colombiano y las FARC.

No obstante que esperamos que pronto haya una total pacificación en Colombia, en la región los conflictos bélicos ya no son los únicos que alteran la paz y generan desestabilización social.

En 2014, la raza humana, enfrenta otros retos y desafíos. Con cerca de 200 países y más de 7 mil 180 millones de habitantes, en el mundo globalizado de hoy, hay diversidad de sistemas políticos y económicos, nuevas tecnologías y también nuevas enfermedades.

La globalización ha traído grandes beneficios, pero también propicia nuevas amenazas relacionadas con la internacionalización del crimen organizado, que no respeta fronteras y provoca violencia e inseguridad, poniendo en riesgo la soberanía, el orden institucional y la paz.

Por otro lado, persisten también problemáticas sociales históricas de origen étnico, religioso o cultural en todos los continentes, como los casos de Iraq, o Sudán, o el Cáucaso.

Por ello la necesidad de fortalecer la cooperación y la vinculación entre partidos políticos, gobiernos y organismos multilaterales, para privilegiar iniciativas que den solución a los grandes desafíos que ponen en riesgo la tranquilidad y seguridad de las naciones.

Así, la política exterior de México también responde a los objetivos y metas de las reformas estructurales impulsadas por el presidente Peña Nieto y respaldadas por la mayoría de las fuerzas políticas del país, para alcanzar un México en Paz, con crecimiento económico y desarrollo sustentable.

Con esto sentamos las bases para construir un Estado más eficaz en favor de todos los sectores del país, sin los riesgos de la inestabilidad ni la inseguridad que alteran la convivencia en armonía de los mexicanos.

Estas acciones hacia un Estado eficaz ya cuentan incluso con amplio reconocimiento internacional, y pueden tomarse como ejemplo para ser modelos que ayuden a la gobernanza y gobernabilidad de otras regiones, y así reducir los riesgos de inestabilidad.

Señoras y Señores.

Este encuentro de la Internacional Socialista es no sólo para recordar nuestros orígenes y la existencia de los retos a enfrentar, sino para redoblar los esfuerzos y los principios que nos unen en busca de un mundo mejor, con desarrollo, justicia social, seguridad y paz permanentes.

La paz sólo puede perdurar donde son respetados los derechos humanos; donde prevalecen la ley y la justicia; donde no es vulnerado el tejido social.

Y sobre todo, donde la equidad y las oportunidades de crecimiento económico y desarrollo social son para todos.

Desde esta óptica, México está recobrando una política exterior con claridad de rumbo y liderazgo en el escenario internacional, fortaleciendo su vocación pacifista y su histórica solidaridad con todas aquellas regiones en conflicto que puedan necesitar nuestro apoyo y colaboración para recuperar la paz.

Muchas gracias.

 

 

 

Mira aquí Telefórmula en vivo