“Es un dolor que nunca voy a dejar de sentir”, así recuerda María a su madre Mariana Levy

La joven compartió la dolorosa experiencia que ha vivido tras la muerte de su madre.

Sin duda uno de los eventos más impactantes en el mundo de la farándula fue la muerte de Mariana Levy, la joven actriz falleció poco después de que fue víctima de un asalto a mano armada en las calles de la Ciudad de México, su hija María Levy decidió honrar su memoria.

La joven fotógrafa e influencer concedió una entrevista a “Ventaneando” en donde habló al respecto de su duelo y cómo es que se ha enfrentado a la muerte de su madre, la cual ocurrió hace 16 años,

María Levy, de 26 años, se ha sabido ganar un lugar, principalmente gracias al trabajo que hace en redes sociales y los mensajes de amor propio que suele compartir en su cuenta de Instagram; la joven asegura que gran parte se lo debe al amor de su madre.

“Todos pasamos por situaciones de dolor y ese dolor es nuestro y está bien, simplemente es, fue y siempre será. Hacerlo parte de nosotros pero que nos ayude como un impulso para seguir adelante, no identificarnos con el dolor en el pasado, estar muy en el presente y decidir no sufrir”, reveló la joven al respecto de la pérdida de su madre.

La hija de Mariana Levy tenía apenas 16 años cuando su madre falleció, sin embargo, fue la que más pudo disfrutar de la guía de la carismática mujer, puesto que su hermano menor tenía apenas algunos meses cuando la actriz murió.

Así es como la influencer se enfrenta al dolor de la pérdida

“Me gusta quitarle la connotación negativa a las cosas. Es un dolor que nunca voy a dejar de sentir, que ahí está, que es mío pero ya decidí no sufrir. ¿Cuál es la mejor manera de honrar a mi mamá? Pues seguir creciendo, y buscar mi paz interior, rodearme de amor y mucha alegría”, compartió María al respecto.

Sin duda María Levy da muestra de ser un joven sumamente madura que ha aprendido a sobrellevar su duelo y convertirlo en una manifestación artística que canaliza por medio de su fotografía.

“Te quitan una parte de ti, claro que es doloroso, pero no hay cosa más natural que la muerte. Es entender que nada dura para siempre, la vida trata de cambios. Y tenemos de dos sopas: o tomar la decisión de identificarnos con ese dolor y quedarnos estancados ahí y justificar todo nuestro malestar, o decir ‘sí, es mi dolor, y voy a honrar a esta persona siendo muy feliz’.

 

También podría interesarte:

Salir de la versión móvil