score
Entretenimiento

Buscando alternativas: La actriz Francesca Guillén se arriesga en la venta de cannabinoides

Las personalidades del entretenimiento sufrieron de manera importante los embates de la pandemia, justo como la actriz.

Muchas personalidades de la farándula decidieron incursionar en todo tipo de negocios debido a la falta de empleos provocados por las restricciones de la crisis sanitaria que surgió a raíz del Covid-19; un ejemplo de ello es el de Francesca Guillén, quien apostó por un peculiar negocio.

Mientras que algunos mandaban videos de saludos, otros comercializaban papel higiénico, unos más gel antibacterial y hasta abrieron su Only Fans, la actriz decidió incursionar en un negocio que probablemente tenga un futuro prometedor: el de los cannabinoides.

Francesca Guillén compartió que pasó por un momento sumamente complicado después de que en 2019 falleció su madre, la actriz Bárbara Guillén; a razón de ello y posteriormente provocado por la pandemia, la mujer tomó cartas en el asunto para mejorar su economía y salir adelante.

¿De qué va el negocio de la actriz?

“Es un negocio atractivo y legal. No es marihuana porque no contiene THC, el elemento psicotrópico del cannabis, así que no genera adicción ni hace daño. Es más, si te hacen un examen antidoping, ni siquiera aparecerían residuos. Siempre he sido muy respetuosa de la legalidad, no me gusta saltarme las reglas y aquí no había nada fuera de la ley, por eso le entré”, compartió la hija de Alejandro Camacho.

Francesca Guillén reveló al medio TVyNovelas que en tan solo el primer mes logró generar poco más de 30 mil pesos gracias a los cannabinoides que entre sus beneficios se encuentra el aliviar los dolores articulares, artritis, ayuda en la depresión y favorece la pérdida de peso.

“Mucha gente pensaría que los artistas vivimos en la opulencia y el bienestar permanentes, sin ninguna preocupación, pero nada más alejado de la realidad. Sólo una minoría tiene esa posibilidad, el resto no”, reveló la actriz al respecto de la crisis económica que vivió.

Guillén contó que a diferencia de otras personas del medio no vivía con holgura y las restricciones le impidieron seguir trabajando, pues incluso aunque consideró trabajar como mesera no lo consideró como lo más apropiado “por el pudor”.

“Llevo 15 años aferrándome a ser actriz porque amo la carrera, amo estar en un escenario; sin embargo, hace mucho que no es rentable. No es que cobre mucho dinero por hacer el tipo de teatro que hago, más de autor, no tan comercial”, reveló la actriz sobre su experiencia.

También podría interesarte:



Back to top button