score
Entretenimiento

“Estaba cegado por el manto oscuro de la drogadicción”: Rafael Amaya

El actor recientemente salió de una de las clínicas especializadas en tratamiento de las adicciones de Julio César Chávez.

La fama no siempre lo es todo, también es indispensable contar con una estabilidad emocional y mental; para muestra lo que ocurrió con el actor Rafael Amaya Núñez, quien tras tener gran éxito al protagonizar “El señor de los cielos” en su papel de Aurelio Casillas, se hundió en problemas con las drogas.

Hace unas horas se filtraron algunas imágenes en las que se puede ver al histrión bastante repuesto, con un aumento de peso importante -después de que por una temporada se le viera con un semblante desmejorado y más delgado- y en compañía del boxeador Julio César Chávez.

En estas imágenes especificaron que Rafael Amaya estuvo en una de las clínicas de rehabilitación del pugilista, hecho que causó gran eco en los medios y redes sociales, pues hace un tiempo que no se sabía alguna noticia sobre el guapo actor de 43 años, originario de Hermosillo, Sonora.

Al respecto, el actor decidió romper el silencio y concedió una entrevista a una publicación internacional en la que habló sobre la transformación que vivió después de someterse a un tratamiento, las razones que lo orillaron a elegir esa vida y cómo es que está enfrentando ese problema.

Esto fue lo que declaró Rafael Amaya sobre sus problemas con las adicciones

El histrión comentó que por un momento no solo perdió su paz interior, también gente importante como su familia se fue alejando debido a la actitud que él tomó con respecto al alcohol y las drogas; esto también repercutió en sus trabajo y las relaciones de amistad que tenía.

“Poco a poco me fui sumergiendo en el fango oscuro del alcohol y las drogas, viviendo todos los excesos posibles habidos y por haber. Estuve mucho tiempo solo, haciéndole mucho daño a mis seres queridos, a mis amigos, a mis compañeros y al público también”, externó Rafael Amaya a la revista People.

 


Esta delicada situación lo orilló a pedir ayuda a uno de los amigos que no lo abandonó, el cantante Roberto Tapia. Él junto con su mánager Karem Guedimin y Fátima, hermana de Amaya, planearon la forma para poder sacar adelante al hombre que dio vida a Aurelio Casillas.

“Soy un ser humano, no soy un robot. Me dejé llevar por el alcohol, las banalidades. Estaba cegado por el manto oscuro de la drogadicción. Siento que renací. Tengo fe, ampr, esperanza, planes”, dijo Rafael, quien desde el 2018 dejó de aparecer ante el ojo público.

 

También podría interesarte:

 

 

 

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button