Entretenimiento

Erika Zaba sufre violento asalto en CDMX a sus 8 meses de embarazo

El marido de la famosa recurrió a su cuenta de Instagram para denunciar el asalto que vivió en el tráfico de la ciudad

La integrante de OV7, Erika Zaba y su esposo Francisco Oliveros Gómez fueron víctimas de la delincuencia de la CDMX.

El marido de la famosa recurrió a su cuenta de Instagram para denunciar el asalto que vivió en el tráfico de la ciudad, al lado de su esposa que ya tiene 8 meses de embarazo.

Este viernes pasado mi esposa y yo fuimos víctimas de un asalto; donde con lujo de violencia nos abordaron en el coche. No importó que no trajéramos nada visible, mucho menos importó que ella estuviera embarazada de 8 meses con las consecuencias que esto pudo tener; al final éramos un blanco perfecto, atascados en el tráfico de esta Ciudad, indefensos, sin como poder movernos, abandonados a nuestra suerte y a merced de dos cobardes que sin más tenían el poder para decidir si nos golpeaban o no, si vivíamos o no; si mi hijo nacía o no”.

 

Oliveros Gómez contó que, aunque se declara apolítico, él es un ciudadano que paga sus impuestos, que genera empleo para otros y que intenta ayudar a los demás, por lo que espera que el Estado le otorgue “la mínima garantía de seguridad”.

El marido de Erika Zaba hizo un fuerte cuestionamiento a la autoridad capitalina:

“(…) cuando veo que la máxima autoridad de esta ciudad está más preocupada por sacarse fotos lavando el metro, barriendo camiones o celebrando a José José, que por garantizar la seguridad de mi familia y la justicia en mi entorno es cuando me asaltan las dudas de regreso y me vuelvo a convencer de lo mal que estamos”.

Francisco detalló, sin embargo, que tanto él como Erika están bien pero pidió a los demás que se cuiden.

View this post on Instagram

Tenía dudas de subir este post, pero al final no me quiero quedar callado ante lo que estoy viendo. Mi hermosa Ciudad se cae a pedazos y a mis gobernantes simplemente o parece no importarles o son incapaces de evitarlo. Este viernes pasado mi esposa y yo fuimos víctimas de un asalto; donde con lujo de violencia nos abordaron en el coche. No importó que no trajéramos nada visible, mucho menos importó que ella estuviera embarazada de 8 meses con las consecuencias que esto pudo tener; al final éramos una blanco perfecto, atascados en el tráfico de esta Ciudad, indefensos, sin como poder movernos, abandonados a nuestra suerte y a merced de dos cobardes que sin más tenían el poder para decidir si nos golpeaban o no, si vivíamos o no; si mi hijo nacía o no. Me declaro anti político. Para mi todos los políticos, sin importar el color son iguales, todos me generan las más profundas suspicacias y me cuesta mucho trabajo creerles. Al final pago mis impuestos, doy trabajos, educo a mis hijos con valores e intento vivir una vida ayudando a la gente; a cambio espero del Estado que me otorgue la mínima garantía de seguridad. Será mucho pedir? Pero cuando veo que la máxima autoridad de esta ciudad está más preocupada por sacarse fotos lavando el metro, barriendo camiones o celebrando a José José, que por garantizar la seguridad de mi familia y la justicia en mi entorno es cuando me asaltan las dudas de regreso y me vuelvo a convencer de lo mal que estamos y, peor aún, lo mucho más mal que vamos a estar por que no se ve para cuando. Hoy gracias a Dios podemos contarlo, estamos bien y espero que pronto sea una mala anécdota. Por favor con mucho cuidado allá afuera. Esto se está desmoronando.

A post shared by Francisco Oliveros (@francisco.oliveros.gomez) on

 

También te puede interesar:  Erika Zaba sufre un penoso accidente en pleno embarazo

Telefórmula en vivo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close