Entretenimiento

¿Quién fue Enrique “Kiki” Camarena, el agente de la DEA de “Narcos: México”?

“Narcos: México”, la tercera temporada de la serie de Netflix, se estrenó el pasado 16 de noviembre en la plataforma de streaming. En la trama ambientada en los ochenta, Diego Luna interpreta al líder del cártel de Guadalajara, Miguel Ángel Félix Gallardo.

Sin embargo, el otro personaje clave en la historia es Enrique “Kiki” Camarena, a quien Michael Peña da vida.

En la vida real, Camarena perteneció a la agencia estadounidense antidrogas [DEA, por sus silgas en inglés] y para muchos es considerado un héroe; incluso ha sido apodado “El Mesías”.

Nacido en Mexicali, Baja California, en 1941, Camarena se naturalizó estadounidense y se alistó en 1968 en la Marina. Tras ser policía, bombero y detective de narcóticos, se unió a la DEA en 1974 en California.

Fue en la Agencia donde le pidieron infiltrarse en el Cártel de Guadalajara, liderado por Félix Gallardo y Rafael Caro Quintero.

Como muestra la serie de Netflix, en 1981 “Kiki” fue trasladado a Guadalajara junto con su esposa e hijos, y logró inmiscuirse en el cártel a tal punto que le encargaron la seguridad de la organización en algunos estados.

Mientras se ganaba la confianza de los narcotraficantes, Camarena enviaba información a la Agencia sobre la ubicación de plantaciones y laboratorios, y seguía los pasos de Quintero, Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo.

No obstante, la identidad de Enrique fue revelada tras la Operación Rancho Búfalo, orquestada por la DEA, en la cual cientos de soldados destruyeron una finca de mil hectáreas de mariguana propiedad de Quintero, quien buscó al infiltrado.

El 7 de febrero de 1985, cinco hombres, entre ellos un oficial mexicano, secuestraron a Camarena cuando salía del Consulado norteamericano en Guadalajara hacia un almuerzo con su esposa al que nunca llegó.

“Kiki” fue torturado durante dos días en una propiedad a nombre de Zuno Arce, cuñado del expresidente Luis Echeverría. Un médico se encargó de que mantenerlo con vida para que no muriera y pudieran seguirlo torturando. Al final, lo mataron con un balazo en la cabeza.

El cadáver del agente encubierto, junto con el de su chofer, fue encontrado el 5 de marzo en Michoacán.

Tras su muerte, la DEA orquestó el Operativo Leyenda, donde detuvo a la mayoría de los líderes del Cártel de Guadalajara, entre ellos Caro Quintero, Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo.

Desde entonces, los capos aprendieron que no debían meterse con agentes de la DEA.

Con información de Infobae.

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Close