Economía

VUELOS CANCELADOS

AICM regresa a la normalidad: Bajan cancelaciones y ya no hay filas

Luego de 9 días de caos, este viernes hubo apenas 10 modificaciones de vuelos de Aeroméxico, que resultó muy afectada por los contagios de COVID-19 en su plantilla.

Créditos: Aeroméxico
Escrito en ECONOMÍA el

Después de 9 días de caos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), este viernes las modificaciones y vuelos cancelados se redujeron 76 por ciento y ya no se registraron largas filas.

De acuerdo con el reporte de Enrique Hernández para Grupo Fórmula, los vuelos se realizaron con relativa normalidad.

“Aeroméxico informó que este viernes sólo modificó 10 vuelos de 412 lo que contrasta con las 43 modificaciones de 501 vuelos del jueves”, dijo en el noticiario de Joaquín López-Dóriga.

El titular del noticiario comentó que si bien ya no hay filas en mostradores, aún prevalece un retraso en la entrega del equipaje.

En redes sociales tampoco se observan las quejas de los usuarios afectados como las que se pudieron leer en los últimos días.

Desde el pasado 5 de enero, comenzaron a observarse largas filas especialmente en la Terminal 2 del AICM, donde opera Aeroméxico; la aerolínea fue la más afectada por un brote de COVID-19 entre su tripulación y personal de tierra, lo que causó que tuvieran que suspender cientos de vuelos.

El lunes, la aerolínea informó que contaba con 14 por ciento de su plantilla contagiada de COVID-19, en su mayoría afectada por la variante Ómicron.

El reporte hasta el miércoles era de unos 370 vuelos cancelados, a la par que la empresa contemplaba que las afectaciones se mantendrían hasta por 4 semanas.

Ello causó largas filas de viajeros desesperados por saber cuál era su nuevo vuelo mientras que en otros generó retrasos y pérdidas de vuelos.

Ante esta situación, el AICM implementó mostradores emergentes para atender a las personas afectadas.

El capitán José Humberto Gual, secretario General de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA), explicó a principio de semana que para evitar las afectaciones a los vuelos, la aerolínea contaba con tripulación de reserva que podía acudir en reemplazo de pilotos y sobrecargos que resultaran contagiados de COVID-19.