score
José Cárdenas InformaVideo

A 20 años, no puedo aceptar teoría de asesino solitario Colosio: Durazo. Con José Cárdenas

Alfonso Durazo Montaño, quien fuera exsecretario particular del excandidato a la presidencia Luis Donaldo Colosio, recordó que uno de los elementos más cuestionados en la investigación son las afirmaciones de la doctora Patricia Aubanel, quien relató a los medios que el cuerpo del excandidato presentaba dos heridas de bala de diferente calibre.



Artículos Relacionados

AudioNoticias

A 20 años, no puedo aceptar teoría de asesino solitario Colosio: Durazo. Con José Cárdenas

El diputado Federal de Movimiento Ciudadano (MC), Alfonso Durazo Montaño, quien fuera secretario particular del excandidato a la presidencia Luis Donaldo Colosio Murrieta, refirió que en el libro “Colosio. El futuro que no fue” participan alrededor de 20 personas que en distintas etapas de la vida del finado político sonorense, tuvieron oportunidad de conocerlo de manera muy cercana.

Entrevistado en el noticiero de José Cárdenas, detalló que el principal objetivo de este material, es transmitir a través de los textos que integran esta publicación la esencia de ese Luis Donaldo Colosio que ellos pudieron conocer, que en su caso, fueron varias facetas ya que lo acompañó durante su paso en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y en la campaña presidencial de 1994.

“Tal vez la más importante de ellas es en la condición de jefe, en la condición de líder político, en la condición de servidor público y yo capto, expreso ahí pues qué dijéramos, trato de descifrar algunas de las claves de la personalidad de Luis Donaldo. Y al hablar de descifrar no quiero implicar que haya sido de una personalidad enigmática, nada, muy lejos de ello; sin embargo, es común que las personas inteligentes como era el caso, sin duda, de Luis Donaldo, tengan una personalidad compleja”, abundó.

En este sentido, añadió que a su parecer resulta inadmisible suponer que se puede desentrañar el alma de una persona inteligente, con tres o cuatro charlas que se hayan tenido con él, pues tuvo la oportunidad de acompañar a Colosio Murrieta durante las 24 horas del día por cinco o seis años, tiempo que le permitió sintetizar algunos de los rasgos de su personalidad, igual que otros que tuvieron la oportunidad de conocerlo en otras etapas de su vida, cuya apreciación será distinta a la suya.

Por tanto, afirmó, la verdadera riqueza del libro es que “en el conjunto de las 20 colaboraciones, tan diversas, podamos presentar finalmente una personalidad de Luis Donaldo en todos sus distintos ángulos y facetas, esperamos haberlos logrado. Hay unos textos extraordinarios”, como es el caso del prólogo escrito por Mariana Colosio Riojas, hija del excandidato, quien en dos cuartillas comparte cómo empieza a consolidar su razonamiento, alrededor de los cinco o seis años, para descubrir que entre ella y el personaje que era su padre en los medios de comunicación, existe una relación filial.

Asimismo, destacó que en este libro se pueden encontrar otros textos más especializados, como el de Julio Hernández que podría ser el mejor reflejo de quién fue Luis Donaldo Colosio en la política mexicana; así como un recuento de todo el proceso de la campaña y de las investigaciones póstumas, a cargo de Héctor Aguilar Camín.

En lo referente al cuestionamiento que él refrenda en su texto, sobre quién es el verdadero asesino de Colosio Murrieta, Durazo Montaño expresó:

“Creo que en una investigación son tan importantes los elementos objetivos, los elementos de prueba, esos son imprescindibles para sancionar. Pero en mi caso yo tengo también elementos subjetivos que me permiten, con la mayor responsabilidad posible, llegar a una conclusión.

“Yo no puedo aceptar la teoría, la tesis o la hipótesis del asesino solitario, como si el crimen de Luis Donaldo hubiese sido un accidente de trabajo y no se hubiese dado en una tremenda lucha por el poder, y nada menos que por el poder presidencial. Como si durante la campaña no hubiese sido recurrente e incluso tema obligado en todas las reuniones de estrategia de la campaña, se expresaron invariablemente preocupaciones por una por otra persona, de los asistentes a estas reuniones de trabajo, sobre los riesgos a la seguridad del candidato.”

El ahora legislador, recordó que uno de los elementos más cuestionados en la investigación son las afirmaciones de la doctora Patricia Aubanel, quien relató a los medios que el cuerpo del excandidato presentaba dos heridas de bala de diferente calibre, una en la cabeza y otra en el abdomen, pues más allá de la investigación y las posiciones zigzagueantes que tuvieron los distintos fiscales, en ese tiempo tuvo lugar una cadena de aproximadamente 30 homicidios que se cometieron contra personas que, por una vía u otra estuvieron en los alrededores del crimen.

Es así que, “lo que pudo haber sido un testimonio valioso para avanzar en la investigación, se perdió por el crimen de una persona tras otra. Es muy difícil aceptar el sinnúmero de contradicciones de la investigación y el sinnúmero de coincidencias en esta muerte”, aunque reconoció que no ha perdido la esperanza de que en algún momento, alguno de los cómplices o autores intelectuales comparta la información.

Finalmente y tras revelar otras inconsistencias durante el proceso de investigación, recalcó que el mismo presidente Carlos Salinas de Gortari, habló de la nomenclatura vinculada a la “dramática” lucha por el poder, qué significa, quiénes la integran y en qué consistió en términos operativos y concretos.

“Creo que retomando todos estos elementos, es elemental llegar a la conclusión de un crimen político, lo que significa un crimen derivado de una acción concertada que implica autoría intelectual y eso es lo que nos falta”, concluyó.

cegs



Artículos Relacionados

Back to top button