score
Ciro por La MañanaVideo

Cura sentenciado a 63 años de cárcel era un violador serial; no fui su única víctima: Jesús Romero

El joven, víctima del clérigo, relató los abusos que vivió durante cuatro años y el proceso de denuncia en contra de la iglesia católica y dijo que tras una lucha que tuvo que hacer pública para obtener justicia, hoy considera que la sentencia es histórica.



Artículos Relacionados

AudioMéxico

Cura sentenciado a 63 años de cárcel era un violador serial; no fui su única víctima: Jesús Romero

El jueves pasado fue sentenciado el sacerdote Carlos López Valdez a 63 años de prisión por el delito de violación cometida en contra del joven Jesús Romero Colín, hace más de 20 años; se trata de la primera condena en este tipo en la Ciudad de México y en el país.

El joven, víctima del clérigo, relató en el noticiero de Ciro Gómez Leyva los abusos que vivió durante cuatro años y el proceso de denuncia en contra de la iglesia católica y dijo que tras una lucha que tuvo que hacer pública para obtener justicia, hoy considera que la sentencia es histórica.

Al ser cuestionado sobre por qué esperó tanto tiempo para realizar las denuncias, pues los abusos se cometieron a partir de 1994 y la denuncia fue presentada en el 2008, el joven comentó que entonces tenía 16 años y continúo viviendo en la iglesia hasta los 20 años.

“Me quedé ahí, evidentemente traía un enganche psicológico con el sacerdote, él se encargó de tejer una red de la que no podía salir, esto aunado a los síntomas del abuso sexual que el principal es la culpa y te sientes responsable de lo que a ti te pasó y aunque eres niño no lo alcanzas a dimensionar y se le sumó un factor muy importante que es la fe. Este sacerdote se me había asignado para ser mi guía espiritual, al camino al sacerdocio, me quedé enganchado ahí bastante tiempo, al final me quedaba porque sentía que tenía la misión de salvar a los niños a los cuales este sacerdote se acercaba y que fueron varios”, relató.

Aseguró que él fue sólo una víctima de varias, el cura ya tenía antecedentes y había en la parroquia otros cuatro jóvenes que habían vivido con él desde que eran niños, “desgraciadamente era el modus operandi de este violador serial”.

El joven relató que fueron muchos años y que, aunque en determinado momento hubo un consentimiento de su parte, pero aplicó la denuncia de corrupción de menor.

“Llegó un momento en que era, no puedo decir consensuado, porque no es la palabra correcta, fueron cuatro años… Sí es un consentimiento, pero es una manipulación también, caes en una red en donde justamente te hacen sentir especial, te hacen sentir querido, como único y este sacerdote a mi me dice que fue un exceso de cariño y no supo medir las consecuencias, desde niño me dijo que las personas que se querían se demostraban el cariño mediante esa manera y no estaba mal”, recordó.

Dijo que en varias ocasiones se percató de que el sacerdote grababa los abusos, y después encontró un disco con abusos no sólo de él, sino de otras personas que desconoce.

Jesús Romero Colín dijo que en el 2004 inició una investigación en contra del Carlos López Valdez y es cuando él sale de la iglesia y luego de removerlo de una parroquia ubicada en Calzada del Hueso, a otra de Tlalpan sin castigo y con nuevas posibilidades de abusar de más niños, lo cual no resistió y cayó en una crisis de alcoholismo y de terapia psicológica.

Actualmente, el sacerdote sentenciado tiene 72 años de edad, por lo que es muy probable que su defensa solicite la prisión domiciliaria, además de que el resarcimiento del daño dictado por el juez sera impugnado por su defensa.



Artículos Relacionados

Back to top button