Ciro por La MañanaVideo

Procuraduría investiga sobre la muerte de Liliana en la UVM: madre. Con Ciro Gómez Leyva

Doña Lilia Romero, madre de la joven, que falleció al caer de unas escaleras en la Universidad del Valle de México, plantel Tlalpan, indicó que no hay ningún indicio de lo sucedido, la escuela sigue diciendo que no sabe lo que pasó.

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

AudioNoticias

Procuraduría investiga sobre la muerte de Liliana en la UVM: madre. Con Ciro Gómez Leyva

El pasado 26 de octubre, Liliana Carolina, de 18 años, alrededor del mediodía, murió después de que se cayó de unas escaleras en la Universidad del Valle de México, plantel Tlalpan; aún no se ha podido explicar qué fue lo que pasó, pues en un primer momento se dijo que era un accidente, pero la Procuraduría está investigando un posible homicidio.

Doña Lilia Romero, madre de la joven, indicó que hasta el momento, “no tenemos ningún indicio de lo que sucedió, la escuela sigue diciendo que no sabe lo que pasó, las autoridades están investigando, pero seguimos sin saber qué realmente pasó.

Al ser cuestionada en entrevista para el espacio de “Ciro Gómez Leyva por la mañana”, si su hija tenía algún problema, señaló que “estaba en cuarto semestre, era su primer semestre en esta escuela, ella venía de otra (…) tenía muy poquito. Sí había algo de bullying, había dos grupos ahí en la escuela, que al principio del semestre, cuando empezaron en primero, ellos eran un solo grupo, después se dividen y mi hija llega en cuarto, conoce a unos; luego se empieza a juntar con otros y le llega una llamada a su celular, entonces la empiezan a amenazar: ‘Ya sé que tu grupo de amigos mandó golpear a uno de los de mi grupo, cuídate ya sé dónde vives y a qué hora sales’.

“Entonces (Liliana) dijo quién habla, tal amiga, sí soy fulanita, oye es una broma le contesta mi hija y esta niña le dijo no, no es una broma, entonces colgó y le habló a otra de sus amigas, le dijo oye está pasando esto, sabes algo, no; ella le contesta yo estoy en mi casa no sé absolutamente nada de lo que me estás diciendo y empezó a hablarle al niño golpeado, a los otros que habían sido los supuestos golpeadores”.

Ante esto, la mamá de la joven indicó que estos hechos fueron dos semanas antes de lo sucedido a su hija. Explicó que la coordinadora de la Universidad reunió a todos los involucrados y “más tarde, la coordinadora me dice por favor venga, me mandó un mail con urgencia, me dijo nada más la tengo aquí citada para que sepa que Liliana no tiene nada que ver en esto, que es problema que ellos tienen desde que entraron a primer semestre”.

Al ser cuestionados si los antecedentes de bullying han sido reconocidos por la Universidad, el abogado de la familia, Mario Rivas, subrayó que “el Ministerio Público se encuentra haciendo las diligencias necesarias y si se ha tocado en ciertas entrevistas, que había un problema de bullying, pero la escuela no ha aceptado, ellos expresamente que existía ese problema; al contrario han tratado de disminuir el problema que existía, el tema en las declaraciones se ha presentado y se ha mencionado ese problema”. Reconoció que actualmente la Universidad ha tenido gran disposición en ayudar, sin embargo, al principio fueron un poco renuentes, “hasta que empezó a haber un poquito más de presión por parte de la Procuraduría”.

Por otro lado, la señora Lilia Romero negó que esté buscando una reparación económica, “no, no eso no, porque no hay nada que traiga de regreso a mi hija, ya el daño es irreparable, no hay ninguna suma, ninguna palabra que vuelva a hacer que esté con mi hija, lo que buscamos es que no vuelva a suceder, porque las instalaciones de la escuela son bastante inseguras”. En cuanto a si hubo una modificación en la escena tras la caída de su hija, dijo que “lo que nos dicen los amigos, porque enseguida empezaron a reunirse todas las personas de la escuela, es que en el momento que ella cayó y llegaron las autoridades de la escuela, el director y la doctora, le echaron una sábana, para que no se viera tan aparatoso (…), la cubrieron como si estuviera muerta”.

Enfatizó que “cuando la vi en el hospital, cuando la bajaron de la ambulancia, se convulsionaba entonces por supuesto que ella estaba convulsionándose ahí no sé cuánto tiempo, vaya prefirieron salvaguardar la imagen de la escuela, que nadie viera un hecho de esos (…), pero dejaron la vida de mi hija, que era lo más importante en ese momento y se enfocaron en los alumnos, qué van a decir, quiten los celulares, primero los sacaron”. Sobre la tardanza de la ambulancia, expresó “una niña me parece, no tengo bien la información de quién fue, llamó a la ambulancia y a esa ambulancia, que llegó no sé cuánto tiempo antes de la que ellos aceptaron, no permitieron que se llevará a mi hija, por qué razón no lo sé”.

En tanto, si ha hablado con las autoridades de la Universidad, contestó que cuando llegó al hospital sólo le dijeron que su hija se había caído de un segundo piso, pero que no sabían qué había pasado ni cómo sucedieron los hechos. “Me acercó, el director me dijo exactamente lo mismo, las mismas palabras que la rectora y la doctora me dice señora no pregunté qué es lo que pasó, lo importante es que ya la están atendiendo, entonces hasta ahorita no me han dicho nada”. Agregó, que acudió a recoger la mochila de su hija, porque la escuela la retuvo, pero le señalaron que cualquier cosa, ellos llamarían a su abogado.

El abogado Mario Rivas, dijo que hay un video que tienen las autoridades de la Ciudad de México, “un video que entregó la UVM a la Procuraduría apenas el jueves pasado, que bueno en realidad no puedo hablar mucho acerca del video, pero nos puede dar algunos indicios”, añadió, “en realidad es un video que nos va a arrojar otros datos, pero no como tal lo que sucedió…, seguimos trabajando muy de cerca con ellos (procuraduría) y esperando simplemente que se esclarezcan los hechos”.

Finalmente, la señora Lilia Romero dijo que la escuela es responsable aún si fuera un accidente la causa de la muerte de su hija; “de cualquiera de las dos vertientes la escuela es responsable por no tener las medidas adecuadas, ojalá sea un accidente y nadie haya hecho esto, porque es muy fuerte pensar en que alguien haya podido aventar a una persona”, agregó, “no creo que haya estado columpiándose ni jugando porque la altura es bastante fuerte, da miedo el cubo y ella es coyona, es lo que le digo a todo el mundo, no le gustaban las alturas (sic)”.

egc

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button