Columnas político-financieras viernes 11 de junio 2021

¿Qué es lo que más le duele a un gobierno autoritario?

Que la sociedad civil se organice por sí misma, y no de acuerdo a los deseos presidenciales. Eso explica que Andrés Manuel López

Obrador les haya declarado la guerra desde el inicio de su administración a los organismos ciudadanos.

La nueva ofensiva se dio en la Comisión Permanente, donde la senadora morenista Nancy Sánchez Arredondo presentó una iniciativa para limitar la acción de las ONG que reciben fondos del extranjero. Su argumento es evitar que tengan injerencia en asuntos “estrictamente competentes del Estado mexicano”.

Por lo visto la legisladora no sabe que, precisamente, la sociedad civil entra en acción cuando el Estado falla. Por eso existen agrupaciones que protegen los derechos humanos; defienden el ambiente; combaten la corrupción; denuncian los abusos del poder; apoyan a mujeres víctimas de violencia; buscan a desaparecidos… y un larguísimo etcétera.

Políticas similares de aplastar a la sociedad civil se han visto en autócratas como el ruso Vladimir Putin, el turco Recep Erdogan o el venezolano Nicolás Maduro.

Y de la senadora Sánchez Arredondo, sólo nos queda recordar esa vieja perla de sabiduría parlamentaria de que no hay nada más peligroso, en un Congreso, que un legislador sin nada que hacer.

Salir de la versión móvil