score
Atando CabosVideo

Para Papa primer mundo tiene deuda ecológica: Barranco. Con Denise Maerker

Bernando Barranco, especialista en temas religiosos, explicó que el proyecto de la encíclica del Papa Francisco sobre el medioambiente se filtró a la prensa hace cuatro días y hoy se presentó de manera completa; “pero los sectores conservadores de la curia lo filtraron antes precisamente para apuntalar o cuestionar muchos aspectos que están en el texto, pero el efecto fue contrario”.



Artículos Relacionados

MundoAudio

Para Papa primer mundo tiene deuda ecológica: Barranco. Con Denise Maerker

Bernando Barranco, especialista en temas religiosos, explicó que el proyecto de la encíclica del Papa Francisco sobre el medioambiente se filtró a la prensa hace cuatro días y hoy se presentó de manera completa; “pero los sectores conservadores de la curia lo filtraron antes precisamente para apuntalar o cuestionar muchos aspectos que están en el texto, pero el efecto fue contrario”.

En el programa “Atando Cabos”, el especialista destacó que la encíclica es corta, son casi 200 páginas, con seis capítulos y hay una parte sobre todo teológica, la cual es interesante. Sin embargo, el primer capítulo es demoledor porque dice no solamente lo que todos afirman, la corresponsabilidad en el planeta del ser humano, “no solamente es Dios, sino también señala los responsables y es el sistema económico mundial que está llevando al desastre ecológico, a la catástrofe al planeta.

“Entonces, por lo tanto, el Papa asume una postura muy fuerte y dice el problema no es darle pequeños paliativos al tema porque vamos a alargar nada más la catástrofe, sino es repensar la idea de desarrollo, repensar la idea de progreso. Y otro elemento agudo que tiene el Papa es evidentemente la crítica a lo que significa la deuda. Dice el tercer mundo tiene una deuda económica, pero el primer mundo tiene una deuda ecológica”.

Asimismo, Barranco indicó que la Iglesia siempre vio con mucha actitud crítica el animismo, el panteísmo, es decir, el encontrar a Dios en la naturaleza, en la tierra “todas las corrientes teológicas inmanentes, los sectores conservadores, siempre tomaron distancia”.

Finalmente, el analista sostuvo que esta encíclica vale la pena porque tiene rigor, tiene un sentido humano, “dice la contaminación no es solamente una contaminación material, sino también hay una contaminación del espíritu, del alma, en el hombre contemporáneo”.

lmm



Artículos Relacionados

Back to top button