score
Atando CabosVideo

Suárez, de los pocos políticos que se despiden con afecto: Silva-Herzog. Con Denise Maerker

El analista político Jesús Silva-Herzog Márquez, señaló que Adolfo Suárez fue un hombre que llegó a la presidencia española con gran descrédito, pues nadie creía en él como el hombre indicado el momento de la transición; sin embargo, con gran modestia tuvo la capacidad de dejar el poder con un régimen político propiamente democrático.



Artículos Relacionados

AudioMundo

Suárez, de los pocos políticos que se despiden con afecto: Silva-Herzog. Con Denise Maerker

El analista político Jesús Silva-Herzog Márquez, al referirse al fallecimiento del expresidente de España, Adolfo Suárez González, señaló que la trayectoria biográfica y política de este importante personaje en la historia democrática española, es básicamente lo contrario a lo que se conoce normalmente, es decir, la de personajes que llegan al poder con enormes expectativas y se retiran con enormes frustraciones y decepciones.

En el noticiero “Atando Cabos”, señaló que en el caso de Adolfo Suárez se trató de un hombre que llegó a la presidencia española con gran descrédito, pues nadie creía en él como el hombre indicado el momento de la transición; sin embargo, con gran modestia tuvo la capacidad de sentar a los distintos actores políticos en la mesa, definir las reglas de la convivencia y dejar el poder con un régimen político propiamente democrático.

“Es un caso extraño de políticos a los que se pueden despedir realmente con afecto, no solamente por la clase política, sino que yo creo que por la sociedad española en general, que yo creo que lo despide con gran gratitud”, abundó.

En este sentido, recordó que fue muy criticado e incluso acusado como traidor por sus congéneres partidistas, ya que sus negociaciones permitieron la legalización del Partido Comunista en España, con lo que demostró tener la capacidad suficiente para abandonar una lealtad inicial y abrirse a una mucho más digna como lo es la democrática.

“Si hubiera España tenido políticos absolutamente leales, totalmente fieles a sus compromisos iniciales, pues lo que se hubiera reproducido es la Guerra Civil Española. Los monárquicos se hubieran aferrado a lo suyo y a la cerrazón autoritaria del antiguo régimen; los comunistas hubieran luchado a muerte en contra de la monarquía y en ese sentido, el hecho de que pueda abandonarse una lealtad inicial y abrazarse una lealtad que permite esta convivencia entre distintos grupos políticos, pues es lo que funda muy benéficamente la democracia española”, explicó.

cegs



Artículos Relacionados

Back to top button