score
Atando CabosVideo

El problema de las obras públicas es que se hacen sobre las rodillas: Elizondo. Con Denise Maerker

El analista político, Carlos Mayer-Serra destacó que el problema de las obras públicas se encuentra en la mala planeación de las mismas y que muchas no son planeadas sino que surgen como una improvisación.



Artículos Relacionados

AudioNoticias

El problema de las obras públicas es que se hacen sobre las rodillas: Elizondo. Con Denise Maerker

En el marco de las contrariedades que se han suscitado por las fallas registradas en la Línea 12 del Sistema de Trasporte Colectivo (STC) Metro que el analista político, Carlos Mayer-Serra habló de los problemas que trae consigo una mala planeación de las construcciones, así lo destaca en su artículo “Sobre las rodillas”.

En el espacio “Atando Cabos” el analista de asuntos políticos y sociales recordó que cuando se comenzó a construir el segundo piso, no se tenía resuelto el tema de las entradas y salidas de la Fuente de Petróleos porque no se contaba con un plan completo de vialidad de la zona, sin embargo, había una urgencia y esa era que debían terminar rápido para que inaugurara el saliente jefe de Gobierno quien había hecho promesas.

En este orden de ideas, consideró que el principal problema que se enfrenta es que se hacen obras públicas sobre las rodillas.

Asimismo, resaltó que en otras ocasiones cuando no se trata de una mala estrategia, son obras que surgen de meras ocurrencias, tal y como ocurrió con el segundo piso del Periférico que aunque ha funcionado, corresponde a un proyecto que no se encontraba dentro del plan del gobierno.

Recordó que en un inició, se dio que el trasporte público tendría acceso a dicha vía de circulación, pero no fue así, y no se escucharon protestas porque quienes usan el trasporte colectivo no tiene voz, no mientras se siga privilegiando sólo a algunos grupos sociales y a los automovilistas.

En tanto, tal y como lo puntualizó en su artículo, destacó que urge a nuestro país, poner en marcha un programa de inversión en infraestructura de largo plazo, con mecanismos de participación social efectivos, para que las obras no se realicen por una ocurrencia o por el interés económico o político del gobernante en turno y que se ejecuten acorde a los tiempos que requiere la obra y no para satisfacer el ciclo político. Sin embargo, lejos de movernos en ese sentido, seguimos presos por el ciclo sexenal.

Acotó que un problema recurrente en las obras es que quienes están al frente de las mismas, no se hacen responsables de las implicaciones que pueden surgir en un futuro.

Para finalizar, dijo que las obras de grandes dimensiones no deben ser responsabilidad sólo del gobierno en turno sino también del quienes dejan el legado, ellos deben garantizar que dejan una buena obra.

jln



Artículos Relacionados

Back to top button