score
Atando CabosVideo

Buscan Nueva Zelanda, EU y Australia avión malayo: piloto. Con Denise Maerker

El piloto Jorge Sunderland, de nacionalidad mexicana, presta sus servicios a una compañía aeronáutica en Malasia y explica todas las labores de rescate que se realizan para dar con el paradero del avión perdido hace 13 días.



Artículos Relacionados

AudioMundo

Buscan Nueva Zelanda, EU y Australia avión malayo: piloto. Con Denise Maerker

La desaparición de la aeronave malaya, hace ya 13 días, “es un hecho sin precedente en la historia de la aviación, que nos ha permitido establecer algunas especulaciones”, señaló el piloto Jorge Sunderland.

Entrevistado en el noticiero ‘Atando Cabos’, el extrabajador de Mexicana, que ahora presta sus servicios a una aerolínea en Malasia, indicó que una buena noticia, si es que puede considerársele de esa manera, “fue el anuncio del Primer Ministro australiano, que una compañía satelital de ese país aparentemente fotografió lo que podrían ser los restos de este vuelo 370 de la compañía Malaysia Airlines.”

Como se recordará, dichas imágenes revelan objetos de varios tamaños, el más grande de 24 metros, que se pueden observar a dos mil 500 kilómetros al sur suroeste en el Océano Índico, en los lugares más apartados. “Justo a la mitad de Australia, en el camino hacia el Antártida, un lugar alejadísimo caracterizado de tormenta y fuerte oleaje…”.

Sunderland indicó que el miércoles, enviaron aviones australianos de reconocimiento, lo mismo que de la Fuerza Aérea Neozelandesa y Estados Unidos aportó, procedente de Okinawa, Japón, una aeronave PH Boeing, parecida al 737 de última generación.

Dentro del equipo de búsqueda hay aviones llamados ‘Hércules’, del tipo C47, que “tuvo como objetivo lanzar boyas o radiobalizas que tienen el afán de ser seguidas para dibujar un poco, o rastrear cuáles son las corrientes en esa parte del Índico, con la idea de ver hacia donde se pudieron mover esas partes.”

Tras pedir evitar especulaciones, el piloto propuso como teoría “que un piloto, un miembro de la tripulación o un grupo de conocedores del vuelo pudieron llevar la aeronave hasta ese lugar, motivo de un secuestro quizá o de un desbalance sicológico; pero no se puede quitar la posibilidad de una falla tan inmediata que hubiera podido generar la pérdida de conciencia de los tripulantes, a pesar de lo absurdo o fuera de lógica.”

hbc



Artículos Relacionados

Back to top button