score
Atando CabosVideo

Alejandra Gil era una madrota que se ostentaba como defensora: Rosi Orozco. Con Denise Maerker

Rosi Orozco, presidenta de la organización Unidos Contra la Trata, comentó que nunca se imaginó que Alejandra fuera una madrota, pues iba al Senado y a la Cámara de Diputados, a todos los foros y ella daba información de los otros padrotes y madrotas pero ahora sabemos que eran sus competidores.



Artículos Relacionados

AudioNoticias

Alejandra Gil era una madrota que se ostentaba como defensora: Rosi Orozco. Con Denise Maerker

Rosi Orozco, presidenta de la organización Unidos Contra la Trata, dijo que es valioso lo que hizo la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal en el rescate de varias de las víctimas de Sullivan que regenteaba Alejandra Gil Cuervo, quien se ostentaba como defensora de las sexoservidoras.

En entrevista con Denise Maerker, la activista mencionó que gracias a las voces que se levantaron señalando a Alejandra, fue como se logró su captura y a quien la Procuraduría llevaba varios meses investigando.

Rosi Orozco comentó que nunca se imaginó que Alejandra fuera una madrota, pues iba al Senado y a la Cámara de Diputados, a todos los foros y ella daba información de los otros padrotes y madrotas pero ahora sabemos que eran sus competidores.

“Yo decía que era una mujer valiente porque estaba dando una información que le podía costar la vida, hasta que la Procuraduría empieza y ya son cuatro sobrevivientes que señalaron a Alejandra como madrota… ella me cobraba, ella le informaba a mis padrotes y ella se reunía con los padrotes en el Vips”.

Alejandra Gil cobraba a las sexoservidoras por servicios de salud, por protección y, sobre todo, ella estaba todo el tiempo informando a los padrotes que si ellas no cumplían con lo que el padrote exigía y éste pudiera castigarlas.

Rosi Orozco mencionó que hasta el momento, no sabe si existen más denuncias contra Alejandra, pero la PGJDF le llevó varios meses investigando para que eso estuviera sólido y Gil ha estado escondida porque sabía de la investigación.

La activista mencionó que para las víctimas, Alejandra Gil, era un dolor muy grande, sobre todo al ver que esa mujer se ostentaba como si las defendiera. Una de las que estuvo 16 años en Sullivan, lloraba de felicidad y decía que por fin veía justicia.

De acuerdo con datos de la PGJDF, hay señalamientos de que Alejandra Gil mantenía el control de 192 sexoservidoras a las que les establecía los horarios y que mantenía contacto con los Lenones de Michoacán, Puebla, Veracruz, San Luis, Sinaloa y Guadalajara.

jgr



Artículos Relacionados

Back to top button