Fue a revisión y el médico halló un hueco de aire donde debería estar su cerebro


Publicidad Google

13 de Marzo, 2018

    

"Todos estábamos perplejos por lo que vimos": Médico.

Foto: Twitter @BMJCaseReports

Publicidad Google

Un hombre de 84 años, con un estilo de vida saludable, llegó al médico con debilidad en su brazo y pierna izquierda, pero tras realizarle una tomografía y una resonancia magnética se dio cuenta de que no tenía una parte de su cerebro.

"No había confusión, debilidad facial, visual o perturbación del habla. Se sentía bien, independiente y con actividades físicas en su rutina y vivía con su esposa y dos hijos", informaron los médicos en un reporte publicado por el portal BMJ Case Reports.

Tras la tomografía y la resonancia magnética se llevaron una gran sorpresa porque todo el lóbulo frontal derecho del sujeto estaba desaparecido.

"Todos estábamos perplejos por lo que vimos", relató Finaly Brown al Washington Post, médico del departamento de emergencias del hospital Causeway en Coleraine (Irlanda del Norte).

Al principio, los especialistas pensaron que el paciente había olvidado decirles que había tenido una cirugía cerebral o algún defecto de nacimiento, pero estaban equivocados.

Según determinaron que el anciano padecía neumocefalia, presencia de aire en el cráneo, una condición que suele presentarse en casos de cirugía al cerebro, infecciones o heridas faciales, aunque con burbujas o espacios de aire mucho más pequeños, pues en este caso, la cavidad llegaba a medir casi nueve centímetros de largo en su parte más grande.

"Cuando el paciente tosía, estornudaba o aspiraba probablemente estaba empujando pequeñas cantidades de aire a su cabeza".

Según el equipo de médicos, la causa más probable fue un tumor benigno formado en los senos paranasales del paciente, que erosionaron la base del cráneo y permitieron la formación de la cavidad.

Los especialistas le dieron al paciente dos alternativas, ambas eran cirugías riesgosas, pero una era para aliviar la presión y descomprimir la cavidad y la otra eliminaría el tumor que causó la situación, pero el hombre las rechazó por su avanzada edad, por lo que recibió medicación para evitar un segundo accidente cerebrovascular, con monitoreo de su fuerza muscular en el lado izquierdo.