Preso recibe descargas eléctricas para forzarlo a declarar


Publicidad Google

08 de Marzo, 2018

    

El magistrado ahora enfrenta una demanda por tortura.

Foto: Law.com

Publicidad Google

Durante un juicio en Texas, un juez ordenó que un acusado recibiera descargas eléctricas por no responder de forma inapropiada a las preguntas que se le hacían.

En 2014, Terry Lee Morris fue sentenciado a 60 años de prisión por el delito de solicitar sexo a un menor. Fue entonces cuando se negó a declararse culpable o inocente, por lo que el juez, George Gallagher le advirtió que lo retiraría de la sala o usaría el cinturón.

Gallagher ordenó que el acusado recibiera tres descargas del cinturón paralizante, que emite descargas de hasta 70 mil voltios y son muy dolorosos.

Tiempo después, Terry demandó al juez y a quien era su abogado y por ello pidió que se recusara.

El magistrado es acusado de haber torturado al presunto criminal.
"Se hizo por la seguridad de los abogados y de todos los participantes en el juicio", dijo Gallagher en su defensa.

El tribunal de apelaciones de El Paso ordenó celebrar un nuevo juicio contra Morris, tras determinar que no había motivos de seguridad para el castigo, que un juez no puede electrocutar a un acusado por negarse a responder, además de que estas descargas pueden incapacitar mentalmente a un acusado.

De acuerdo con el portal López Dóriga, la magistrada Yvonne Rodríguez señaló: "Nunca vimos un comportamiento similar y tampoco esperamos que algo así vuelva a suceder", y agregó que existe un compromiso para que la dignidad del proceso no termine en barbarismo.