GF no entregará tarjetas y olvidará a damnificados; acompañaremos autoconstrucción: Robles. Con Paola Rojas


Publicidad Google

12 de Octubre, 2017

    

La secretaria Rosario Robles señaló que todos los damnificados de Chiapas y Oaxaca, que fueron foliados y censados, tienen garantizada la tarjeta que contiene 120 mil pesos, con la que se busca construir una vivienda de 45 metros cuadrados.

Foto: Twitter @SEDATU_mx

Publicidad Google

Con la conclusión del "Censo de Vivienda y Acciones para la Reconstrucción, Transparencia y Rendición de Cuentas" en los estados de Oaxaca y Chiapas, principales entidades afectadas por el sismo del pasado 7 de septiembre, se contabilizaron aproximadamente 50 mil casas con pérdida total, mismas que tendrán que ser reconstruidas, informó Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

En ese sentido, es que se dio inicio a la entrega de tarjetas para que los damnificados puedan comenzar con la autoconstrucción de sus viviendas, "el esfuerzo tiene que ser titánico para que con esa dispersión levantar estas viviendas, en dos entidades que tienen una gran tradición, que es la ayuda mutua y como lo estamos haciendo, con la asistencia técnica, para que la gente, respetando la identidad cultural, las construya adecuadamente".

En la zona, dijo, se han levantado cientos de peritajes para encontrar el motivo por el que se destruyeron las viviendas, así como los factores que intervinieron en la circunstancia, "ha habido un proceso pedagógico (…), con una necesidad de aprender, como lo aprendimos aquí en el 85, con una nueva cultura de construcción".

En entrevista con Paola Rojas, Robles Berlanga descartó que el Gobierno Federal pretenda "darles el dinero y nos olvidamos de ellos, es que estamos con ellos autoconstruyendo con asistencia técnica, con especialistas que firman el proyecto y se hace todo el proceso de acuerdo a las características técnicas que permitan que esas casas tengan la seguridad necesaria".

En el modelo de autoconstrucción, puntualizó, participan más de 60 empresas sociales quienes brindan asistencia técnica, "en todos los municipios donde se están entregando las tarjetas hay especialistas responsables, se les está capacitando en talleres, estamos trabajando con ellos para que esas casas no se vuelvan a caer".

Por ello, dijo, las casas deben ser construidas basadas en la identidad, las necesidades, tradiciones y la forma de vida de las familias "pero bien hechas". "Lo importante de esto es empoderar a la gente y la gente decida (…), pero también tratando de llevarlos a otro tipo de materiales, obviamente va la varilla".

Todos los damnificados de Chiapas y Oaxaca, que fueron foliados y censados, dijo, tienen garantizada la tarjeta que contiene 120 mil pesos. "Para eso hicimos un censo, para eso se fue a las casas, para eso se hizo un registro fotográfico, para eso se folió y se le entregó a la gente un folio, entonces, quien no tenga ese folio no está dentro de este proceso".

A quienes sufrieron daño parcial en sus viviendas se les entrega un monto de 15 mil pesos, mientras que al grupo de pérdida total se les entrega recursos por 120 mil pesos, que permite la construcción de una casa de 45 metros cuadrados, con dos recamaras, sala-comedor, baño y cocina, además de que la gente podrá integrar créditos preferenciales.

Dentro del censo, puntualizó la titular de la Sedatu, se detectaron zonas de riesgo por lo que se aprovechará para reubicar, por ello los presidentes municipales deben atender, como está asentado en la Constitución, que los reglamentos de construcción consideren que es una zona sísmica.

Al ser cuestionada sobre si los recursos por 120 mil pesos que se les otorgarán a las familias alcanzarán para reconstruir sus viviendas, Rosario Robles subrayó que en coordinación con el secretario Economía, Ildefonso Guajardo, se llegó a una negociación con las cámaras de empresas de construcción, para bajar los precios de la región entre un 15 y 20 por ciento.

Incluso con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), destacó, "estamos con esta supervisión para que a quien tenga la tarjeta, no estoy hablando del mercado, se le respeten estos precios, fue algo que previmos, que hicimos y que logramos que sea parte de esta solidaridad que hay que reconocer".

El acuerdo con las distribuidoras de las empresas locales, que dejará una importante derrama económica en la región, resaltó Rosario Robles, es que los precios serán a pie de casa. "Vamos a hacer ferias de materiales en los poblados más alejados, hemos acordado con el Ejército y la Marina que así como llevamos despensas, llevaremos cemento, por eso no nos vamos a detener".

tls