Legisladores de México y EU se pronuncian por respetar derechos de migrantes


Publicidad Google

5 de Junio, 2017

    

En declaración conjunta en el marco de las cuatro mesas de trabajo de la LIII Reunión Interparlamentaria México-Estados Unidos, reconocieron la importancia de la relación entre ambos países, y acordaron crear un grupo de trabajo que dé seguimiento a los acuerdos y asegure continuidad durante los cambios de legislaturas.

Foto: Twitter

Publicidad Google

México.- Las delegaciones de legisladores de Estados Unidos y México externaron su interés en que se respeten los derechos humanos de los migrantes, particularmente durante los procesos de detención y repatriación.

En declaración conjunta en el marco de las cuatro mesas de trabajo de la LIII Reunión Interparlamentaria México-Estados Unidos, reconocieron la importancia de la relación entre ambos países, y acordaron crear un grupo de trabajo que dé seguimiento a los acuerdos y asegure continuidad durante los cambios de legislaturas.

De acuerdo con la declaración de las delegaciones que participaron en la Reunión Interparlamentaria en la Cámara de Diputados, "se propone como fecha de reunión de este grupo de trabajo el mes de agosto del año en curso".

La declaración resalta la disposición de los dos órganos legislativos para continuar trabajando en el desarrollo de una política bilateral acorde con las necesidades de cada nación y con un espíritu de respeto mutuo.

Reconocieron que la interdependencia económica, política y social de ambas naciones exige la formulación de una agenda integral, amplia y renovada que siente las bases para el desarrollo sostenible de la región.

"El respeto a la soberanía, la democracia, al Estado de Derecho y a los derechos humanos deben ser los pilares sobre los que se construya la relación bilateral y sobre los que se genere la cooperación", se agregó.

En la reunión interparlamentaria participaron 19 legisladores de todos los grupos parlamentarios que integran la Cámara de Diputados, cuatro de ellos como observadores, y 11 congresistas de Estados Unidos, seis republicanos y cinco demócratas.

En el encuentro se instalaron cuatro mesas de trabajo: Migración y seguridad humana, Relaciones económicas y comerciales, Cooperación en materia de seguridad, y Una frontera para el Siglo XXI.

Sobre Migración y seguridad humana, la declaración conjunta consigna que este es un fenómeno que conlleva efectos positivos, como el aumento de la competitividad, la generación de ingresos, las mejoras económicas y más entendimiento cultural.

Se planteó impulsar medidas que fortalezcan la complementariedad de los mercados laborales de América del Norte y buscar soluciones constructivas e impulsar estrategias regionales que promuevan el desarrollo como un medio para disminuir los impactos negativos de los flujos migratorios.

Enfatizaron su compromiso para generar mecanismos conjuntos que permitan gestionar de manera ordenada la creciente ola de flujos migratorios y de desplazados, protegiendo el patrimonio de los individuos y con pleno respeto a los derechos humanos.

La delegación mexicana fue encabezada por el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, el diputado del Partido Revolucionario Institucional, Víctor Giorgana Jiménez, y la estadounidense, por el republicano Michael McCaul, presidente del Comité de Seguridad Nacional del Congreso de su país.

Ambas delegaciones manifestaron su interés porque se respeten los derechos humanos de los migrantes, particularmente durante los procesos de detención y repatriación.

En Relaciones Económicas y Comerciales entre México y Estados Unidos, coincidieron en la conveniencia de elevar los niveles de cooperación para impulsar acciones que faciliten la coordinación de actores involucrados en materia de comercio, logística y transporte.

Reafirmaron su voluntad para avanzar en la armonización de las reglas que fortalezcan los lazos de complementación económica, la seguridad del comercio y la creación de empleos en ambos países.

Hicieron votos porque los posibles cambios que se hagan al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sean ejemplo del robustecimiento de una zona comercial que involucre nuevos rubros estratégicos, como todas las formas de energía, incluyendo las energías limpias y el comercio electrónico.

También porque sea benéfico para los trabajadores y promueva la protección del ambiente, a fin de generar un desarrollo sostenible; se pronunciaron porque el proceso de hacer cambios al TLCAN sea una oportunidad para combatir el comercio desleal y las prácticas que generen la distorsión del comercio.

Sobre Cooperación en materia de seguridad, reconocieron el carácter multidimensional de los problemas en este tema, así como su transversalidad.

Puntualizaron que ello obliga a intensificar el entendimiento mutuo, el intercambio de información y la colaboración institucional en materia de salud, combate a la pobreza, a la desigualdad y a la corrupción, para fortalecer los mecanismos de cooperación existentes.

Manifestaron su convencimiento de que la seguridad nacional de cada uno de los países se encuentra íntima y mutuamente vinculada.

Expresaron su convicción para abordar los temas de combate al crimen organizado desde sus orígenes, especialmente contra el tráfico y consumo de drogas, el comercio ilegal de armas, el tráfico y la trata de personas, así como la lucha contra el terrorismo "con un enfoque de corresponsabilidad".

Ambas delegaciones reafirmaron su compromiso de fortalecer la coordinación para combatir estos fenómenos que lastiman a las sociedades y generar los marcos legales que propicien una cooperación eficaz, faciliten el intercambio de información, promuevan la paz y protejan el patrimonio y la vida de los individuos.

En el cuarto y último tema, Frontera para el Siglo XXI, se precisó que la extensa frontera común es un elemento prioritario en la relación bilateral, y plantearon el fortalecimiento de mecanismos que permitan consolidar ese espacio como una zona de encuentro que potencie la interconexión, la competitividad y la seguridad mutua.

Recomendaron mantener una intensa cooperación que mejore la infraestructura fronteriza en aspectos como cruces aduaneros, vías férreas, puentes y carreteras.

También se pronunciaron por agilizar los procedimientos de certificación e inspección en las aduanas para mejorar la operatividad, la seguridad y la capacidad de esta zona, con el objetivo de impulsar la competitividad y fortalecer las cadenas productivas regionales.

Se comprometieron a garantizar el cumplimento de los derechos ambientales, la protección y conservación de la biodiversidad y los espacios naturales protegidos de la región, con base en las disposiciones legales de cada país y los instrumentos jurídicos internacionales.

Por último, las delegaciones acordaron que la siguiente reunión interparlamentaria tenga lugar en los Estados Unidos el año 2018.

Notimex