Trump y republicanos enfrentan delicada tarea de evitar una paralización del Gobierno de EU

21 de Abril, 2017

    

El presidente Donald Trump y su Partido Republicano que controla el Congreso enfrentarán su primera gran prueba presupuestaria la semana próxima, con la amenaza de una paralización del Gobierno que dependerá de su propuesta de un muro en la frontera con México y el financiamiento de la ley de salud.

    

Foto: Reuters

Publicidad Google

WASHINGTON - El presidente Donald Trump y su Partido Republicano que controla el Congreso enfrentarán su primera gran prueba presupuestaria la semana próxima, con la amenaza de una paralización del Gobierno que dependerá de su propuesta de un muro en la frontera con México y el financiamiento de la ley de salud.

Los republicanos controlan la Casa Blanca y ambas cámaras del Congreso, por lo que mantener en operación al Gobierno debería ser una prueba básica de su capacidad para gobernar.

Pero no sólo deberán superar divisiones ideológicas internas que frenaron cambios en la ley de salud el mes pasado, sino que también tendrán que convencer a algunos demócratas con disposiciones que podrían caer mal a los conservadores.

Cuando los legisladores retomen su actividad entre lunes y martes tras un receso de dos semanas, tendrán sólo cuatro días para aprobar un paquete de gasto para mantener al Gobierno en funcionamiento más allá del 28 de abril, cuando expiran los fondos para varios programas federales.

"Me parece que queremos mantener al Gobierno en funcionamiento", dijo Trump el jueves, y añadió que piensa que el Congreso puede aprobar leyes de financiamiento y tal vez un mejorado proyecto de ley de salud.

El respaldo demócrata depende de lo que se incluya en la ley. Los demócratas han dicho que no cooperarán si el proyecto contiene fondos para una de las prioridades de Trump, un muro en la frontera sur para combatir la inmigración ilegal, o si pretende terminar con los subsidios para ayudar a personas de bajos ingresos a obtener seguros de salud bajo una ley conocida como Obamacare, que los republicanos quieren anular.

En ambas cámaras se necesitarán votos demócratas para aprobar los proyectos de ley sin recurrir a medidas extremas, y con las elecciones legislativas del próximo año los republicanos saben lo que está en juego.

"Incluso nuestros miembros más obstinados entienden que si paralizamos el Gobierno mientras estamos a cargo y controlamos las dos cámaras del Congreso, no se podrá culpar a nadie salvo a nosotros", dijo el republicano Tom Cole, miembro del Comité de Gastos de la Cámara de Representantes.

Reuters