Financiar educación superior debe ser responsabilidad del Estado, dice Graue en Chile

21 de Abril, 2017

    

El rector de la UNAM participó en el Foro Internacional "Impacto y Trascendencia de la Universidad Pública en América Latina: Hacia un modelo de universidad pública regional de cara a los procesos sociales emergentes".

    

Foto: Notimex

Publicidad Google

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, ofreció una ponencia en el marco del Foro Internacional "Impacto y Trascendencia de la Universidad Pública en América Latina: Hacia un modelo de universidad pública regional de cara a los procesos sociales emergentes", que se lleva a cabo en la Universidad de Chile.

Graue sostuvo que, el financiamiento de la educación superior es responsabilidad del Estado, quien también debe entender que la educación pública de calidad tiene que ser gratuita mientras las desigualdades sociales persistan; "con autonomía de decisiones, sin injerencias externas y con financiamiento público nos enfrentamos al presente y nos proyectamos hacia el futuro", señaló ante rectores de instituciones de educación superior de América Latina y el Caribe.

A decir del rector de la Máxima Casa de Estudios, los ingresos de las universidades públicas deben estar sujetos a la transparencia y la rendición de cuentas. Asimismo reconoció que no son tiempos fáciles para estas instituciones, ya que las condiciones económicas no son propicias para su crecimiento.

Sin embargo, prosiguió, es necesaria la formación que brindan para que sus sociedades participen en el actual mundo dinámico y competitivo.

Durante su participación en este foro internacional, Enrique Graue hizo un recuento de la historia de la UNAM, como un proceso evolutivo para consolidarse como una institución autónoma, pública, laica y gratuita.

Durante su ponencia "La Autonomía Universitaria: lecciones históricas y proyección social" el rector Graue expuso que, como otras instituciones latinoamericanas, la Universidad Nacional albergó en su seno movimientos estudiantiles que buscaron su autonomía: para gobernarse a sí mismas, lograr la libertad de cátedra, mantener diferencias frente a acciones totalitarias del Estado y pugnar por la gratuidad, lucha que permanece vigente.

La autonomía en las universidades públicas, subrayó, no es un concepto único, pero es la historia de su relación con el Estado en diferentes contextos sociales. "Es la determinación de que deben ser libres, plurales y diversas. Es la voluntad inequívoca de determinar el rumbo académico sin influencias externas. Es un concepto en constante construcción que nos arraiga a nuestra historia".

Graue Wiechers reconoció que entre los problemas que enfrenta la educación superior se encuentran el desempleo, subempleo y la precariedad laboral de los jóvenes, que en algunas regiones han tenido como respuesta el nacionalismo acentuado (chauvinismo). Además, el crecimiento de la información hace necesaria una educación permanente y complementaria.

Finalmente, insistió en que la educación como motor de desarrollo es una obligación del Estado, porque a mayor nivel educativo hay mayores ingresos, más capacidad de desarrollo social, mayor posibilidad de entender y tolerar las diferencias y las diversidades, así como de vivir en un mundo sustentable.

jgam