Primer paro nacional contra Macri, entre represión y acusaciones

6 de Abril, 2017

    

El primer paro nacional en contra del gobierno del presidente de Argentina, Mauricio Macri, se llevó hoy a cabo con una alta participación de trabajadores en medio de represión policial y acusaciones de gremios.

    

Foto: Reuters

Publicidad Google

Buenos Aires.- El primer paro nacional en contra del gobierno del presidente de Argentina, Mauricio Macri, se llevó hoy a cabo con una alta participación de trabajadores en medio de represión policial y acusaciones de gremios.

Desde los primeros minutos de este jueves, los sindicatos adheridos a la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), que en conjunto aglutinan casi a tres millones de trabajadores, comenzaron una huelga general de 24 horas.

En Buenos Aires las calles lucieron desoladas, con negocios cerrados, sin tránsito vehicular, con carteles en favor del paro y con menos gente incluso que cualquier domingo.

La huelga tuvo altos niveles de adhesión en el transporte de pasajeros y de carga, hospitales (se mantuvieron guardias de emergencia), escuelas, recolección de basura, bancos, puertos y aeropuertos, gasolinerías y en los medios de comunicación.

Además de los gremios, el paro fue apoyado por partidos de izquierda y organizaciones sociales que bloquearon las autopistas de acceso a esta capital y que fueron desalojados y atacados por las fuerzas de seguridad con camiones hidrantes y gas pimienta.

Carlos Acuña y Héctor Daer, dos de los tres dirigentes de la CGT, calificaron la huelga como "un éxito" y advirtieron que Macri no quiere ver la realidad, que es la precarización sufrida por los trabajadores durante sus 15 meses de gobierno.

"Macri habla como los patrones que se creen dueños de la verdad, pero el paro es un éxito, se ha mostrado en todo el país la disconformidad con la política económica del gobierno", dijo Acuña.

El dirigente denunció que, a pesar de que a diario hay despidos, el presidente sólo reacciona criticando las movilizaciones populares en su contra, que fueron masivas en marzo, y aplaudiendo a quienes marcharon en su favor el sábado pasado.

Daer, en tanto, explicó que el paro es tan contundente que el gobierno deberá modificar sus políticas porque las que aplicó hasta ahora sólo aumentaron la pobreza y el endeudamiento del país.

Desde el gobierno, intentaron desacreditar la huelga asegurando que "mucha gente" quiso ir a trabajar y no lo hizo por el paro de transporte público.

"El tema de la adhesión es muy discutible, estas medidas esconden un mecanismo extorsivo; mucha gente tiene la necesidad de trabajar", expresó el ministro del Trabajo, Jorge Triaca.

"Qué bueno que estemos hoy aquí trabajando", dijo Macri de manera provocadora al participar en el Foro Económico Mundial capítulo América Latina que se realizó hoy en Buenos Aires.

Notimex