Regulación del precio del huevo en Venezuela derivó en mayor escasez

13 de Diciembre, 2015

    

"El producto subió 45 por ciento desde el día en que la medida fue aprobada, hace más de dos semanas, cuando el cartón de treinta unidades se conseguía en mil 100 bolívares", precisó Teresa Freites, quien regentea un modesto restaurante en Caracas.

    

Publicidad Google

Caracas.- La regulación del precio del cartón de huevos de gallina derivó en mayor escasez y venta clandestina a los amigos de los expendedores, quienes deben comprometerse a evitar denunciarlos ante las autoridades, aseguraron consumidores.

"El producto subió 45 por ciento desde el día en que la medida fue aprobada, hace más de dos semanas, cuando el cartón de treinta unidades se conseguía en mil 100 bolívares", precisó Teresa Freites, quien regentea un modesto restaurante en Caracas.

Freites, en dialogo con Notimex destacó que ahora los huevos de gallina tienen precios astronómicos cuando se consiguen.

"Un cartón con treinta unidades no baja de mil 600 bolívares, si el comerciante informal se atreve a vendérselos y usted se compromete a no denunciarlo", recalcó.

Señaló que el plato más económico que ofrecía en su restaurante, el arroz a la cubana, consistente en huevos fritos, arroz y tajadas (plátanos fritos), cuesta ahora mil 200 bolívares, "porque si lo bajo de precio pierdo dinero", destacó.

El comerciante Ramón Martínez dijo que desde el día en que se produjo la regulación del cartón de huevos en 420 bolívares por parte del vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, los supermercados, pequeños abastos y tarantines están desprovistos del producto.

"El gobierno reguló los huevos y los huevos desaparecieron. Así de rápida resultó la ecuación, en un resultado advertido por dirigentes empresariales, quienes han alertado que la política de controles solo acentúa los problemas de escasez que afectan al mercado nacional", agregó.

Resaltó que el producto que antes de la regulación se comercializaba en mil 100 bolívares en promedio, escaló hasta mil 600 bolívares en aquellos comercios que se atreven a expenderlo, confirmando la tesis de que el producto más caro es el que no se consigue.

"En algunos mercados que aún los expenden lo hacen a cuenta gotas y en una especie de clandestinidad, por temor a ser sancionados con fuertes multas y prisión. Casi obligan al consumidor a firmar una carta compromiso de que no serán denunciados", aseveró.

La medida oficial produjo angustia entre las amas de casa venezolanas, ya que para muchas familias este alimento servía para suplir la proteína de la carne, de muy difícil acceso por su escasez y altos precios.

"No hay huevos", se lee desde hace días en todos los abastos y supermercados del país. Entretanto la percepción del sector empresarial es que el precio oficial sigue siendo totalmente absurdo y no cubre los costos de producción.

Notimex