Piden a gobierno mexicano impulsar medidas contra comercio internacional de armas

19 de Agosto, 2015

    

Integrantes de la Coalición Mundial Armas Bajo Control pidieron al Gobierno de México, que en la Conferencia a celebrarse en Cancún, impulse un TCA a "prueba de balas", lo cual, se logrará si los países se comprometen a implementar los más altos estándares en las transferencias de armas.

Publicidad Google

La primera Conferencia de los Estados Partes (CEP) del Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA), que iniciará en Cancún, el lunes 24 de agosto, y que será presidida por el Gobierno de México, ofrece una oportunidad real de salvar las vidas de millones de personas en todo el mundo, consideraron activistas nacionales e internacionales.

Así, integrantes de la coalición mundial Armas Bajo Control piden al Gobierno de México, que en la Conferencia a celebrarse en Cancún, impulse un TCA a "prueba de balas", lo cual dicen se logrará si los países se comprometen a implementar los más altos estándares en las transferencias de armas.

"Todos los mexicanos y mexicanas entienden completamente el impacto devastador que la violencia armada tiene en las vidas de la gente común. Las decisiones tomadas en Cancún podrían transformar el comercio internacional de armas que asciende a 100 mil millones de dólares y también a reducir el número de armas que caen en manos de bandas criminales en México", señalaron en un comunicado difundido por la organización Amnistía Internacional.

Consideraron que los diplomáticos tienen una enorme responsabilidad en esta conferencia y que depende de ellos asegurarse que este nuevo tratado salve vidas.

Sara San Martín, directora del Centro de Estudios Ecuménicos, destacó que la conferencia se centrará en los aspectos prácticos de cómo implementar el TCA, incluyendo cómo se espera que los Estados informen sobre la forma en que se están adhiriendo a los nuevos criterios para las transferencias transfronterizas de armas y municiones.

Cabe recordar que el tratado tiene por objeto establecer las normas más estrictas para las transferencias internacionales de armas realizadas entre Estados. Antes de que una transferencia de armas pueda ser autorizada, ésta debe evaluarse con criterios estrictos, incluyendo si las armas pueden ser utilizadas en violaciones de derechos humanos o crímenes de guerra. Si existe un riesgo sustancial de que la transferencia de armas incumpla cualquiera de estos criterios, entonces ésta no puede concluirse.

"Es crucial que el mayor número posible de Estados ratifiquen el TCA y que todos los Estados parte lo apliquen con firmeza y eficacia, para contribuir así a erradicar las transferencias irresponsables de armas que propician violaciones graves del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos", destacó.

En el contexto mexicano la proliferación de armas pequeñas y armas ligeras, ha causado un fuerte impacto en los niveles de violencia e inseguridad, la violencia armada ha cobrado miles de vidas a lo largo de los últimos años.

Por ello, "es crucial que los Estados adquieran un compromiso pleno de frenar el flujo de armas hacia quienes las utilizan para cometer violaciones graves de derechos humanos para poner fin al sufrimiento humano causado por los flujos irresponsables de armas convencionales", indicó Perseo Quiroz, director de Amnistía Internacional.

El Gobierno de México jugó un papel importante en los muchos años de las negociaciones del TCA en la ONU, asegurándose que incluyera criterios fuertes para tratar de impedir que las armas cayeran en las manos equivocadas.

Consideró que como presidente de la primera reunión del Tratado, México tiene una oportunidad para asegurar que los Estados se comprometan a la presentación de reportes con información pública y completa sobre las futuras transferencias de armas. De igual manera, se deberán acordar mecanismos de aplicación que garanticen mayor transparencia del comercio de armas en todo el mundo.

"La unión de la voluntad política de los estados y de las sociedades civiles más afectadas por el comercio no regulado de armas ayudó a hacer más fuerte el TCA. La misma experiencia ahora requiere que los informes del TCA sean amplios y transparentes, asimismo, la Conferencia de los Estados Partes siempre deberá incluir a las coaliciones internacionales de la sociedad civil", indicó Peter Prove, director de Asuntos Internacionales del Consejo Mundial de Iglesias.

En el ámbito local, organizaciones civiles mexicanas instan al gobierno a priorizar sus obligaciones en la aplicación del TCA, por ejemplo, proporcionando la documentación del usuario final a los exportadores. Tales acciones podrían ayudar a limitar el número de armas y municiones, importadas legalmente, que terminan siendo desviadas a las manos de criminales en México.

Aun cuando el mayor problema de México, en relación a la violencia armada, proviene del tráfico ilegal desde EU, no se puede subestimar la importancia de vigilar las armas importadas legalmente para las fuerzas de seguridad del Estado, indicó.

En México, en los últimos nueve años, las policías de todo el país han reportado más de 17 mil armas de fuego como pérdidas o robadas. El desvío hacia usuarios no autorizados está alimentando la violencia en nuestro país.

Las armas legales deben ser vigiladas para asegurar que no se desvíen, pero también para que no sean utilizadas en violaciones a derechos humanos o para menoscabar la paz y seguridad (todo esto estipulado en el TCA)", comentó Paulina Arriaga, directora de Desarma México.

Refirieron que la violencia armada en México no es menor, de acuerdo con el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los homicidios dolosos cometidos con armas de fuego han aumentado dramáticamente en los últimos períodos presidenciales.

Entre 2001 y 2006, el 25 por ciento de los homicidios dolosos fue cometido con este tipo de armas, este porcentaje se elevó a 52 por ciento desde 2007 hasta 2012, y entre enero de 2013 y septiembre 2014 alcanzó el 55 por ciento.

"Necesitamos más control sobre las armas ya que no sólo la gente de mi país está muriendo asesinada, sino también en muchos países del mundo. Las armas no son juguetes para ser vendidos a cualquier persona por eso necesitamos mayor regulación", consideró Araceli Rodríguez del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, y madre de una víctima.

México es uno de los 72 Estados Partes que han ratificado el TCA, otros 59 signatarios aún no lo han ratificado.

En su oportunidad, Anna Macdonald, Directora de la Coalición Armas Bajo Control declaró que "hay trabajo por hacer la próxima semana. La conferencia se realiza en un momento crítico. Las decisiones tomadas en Cancún dictarán cómo se implementa el TCA en los próximos años y por lo tanto cómo afecta la vida de las personas que viven en los países devastados por la guerra desde Sudán del Sur a Yemen, así como aquellos que enfrentan altos niveles de violencia armada desde Jamaica a Brasil".

mej