Con sentencia IMPI retrasa infracción cometida por Apple contra iFone: abogado. Con Ciro Gómez Leyva

24 de Abril, 2014

    

El abogado de la empresa mexicana dijo que la violación de un bien que es propiedad de una empresa mexicana se tiene que resolver pronto y refirió que el actual Director General del IMPI, actuó como abogado de Apple en su vida previa y se ha exceptuado de tener injerencia en el proceso.

    

Publicidad Google

A pesar de contar con una sentencia en firme y de haberse agotado todas las instancias legales, no ha sido declarada la infracción cometida por la empresa Apple en contra de la marca mexicana iFone por el uso del fonema iPhone, del cual es propiedad la empresa nacional y por lo cual deberá pagar cientos de millones de dólares.

La controversia por el nombre lo inicia la empresa Apple al encontrar el rechazo del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), cuando pretende registrar la marca iPhone para prestar servicios de telecomunicaciones. Al tiempo, que se lanza este producto, que es en el año 2007, explicó Eduardo Gallástegui, representante legal de la compañía mexicana.

Refirió que Apple acude ante el IMPI, solicitando el registro de la marca iPhone y el IMPI se la niega aduciendo que existe una marca registrada previamente, que es propiedad de iFone para prestar, igualmente, servicios de Telecomunicaciones.

En ese contexto, lejos de intentar cualquier otra vía de solución, Apple intenta una demanda de caducidad, pretendiendo que se cancele la marca iFone, bajo la premisa de que no se estaba usando y no era el caso.

Refirió que iFone es una marca 100 por ciento mexicana, que se crea en el año 2002 y en el 2013 registra la marca iFone para prestar servicios de telecomunicación, cuatro años antes de que la marca iPhone saliera al mercado a nivel mundial.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, el abogado dijo que ante la demanda de caducidad, iFone acredita que desde el año 2003 había utilizado su marca y más que un triunfo de abogados, la realidad por sí misma mostraba que una empresa seria, de mexicanos comprometidos con su propio negocio, decide registrar su marca para comercializar servicios y la usa normalmente.

De tal suerte que cuando se ventilan los procesos de caducidad que Apple instaura, lo único que tiene que hacer iFone es mostrar toda la evidencia que tenía a la mano de que estaba utilizando su marca. Y ante ello, gana la empresa mexicana en todas las instancias.

Lo resuelve el IMPI, se impugna su resolución ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa que confirma la resolución de la primera instancia, no conforme Apple acude ante el Tribunal Colegiado; es decir, al Poder Judicial Federal que por unanimidad confirma la resolución y la empresa estadounidense intenta el mismo recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que desestima amparo en revisión por considerar que no hay aspectos de inconstitucionalidad y confirma que iFone es el titular de la marca para prestar servicios de telecomunicaciones.

Lo anterior, explicó el abogado, significa que en el siguiente proceso, el IMPI tendría que resolver o declarar administrativamente la infracción cometida por Apple, mediante el uso de un vocablo iPhone idéntico fonéticamente hablando al de iFone.

Esta solicitud de declaración de infracción se presentó hace dos años y no se ha resuelto. "La lógica indica que no habría nada por lo cual se pudiera negar esta fracción legislativa y se tendría que confirmar la resolución.

Explicó que la infracción tiene dos consecuencias inmediatas; primero, la declaración por parte de la autoridad competente en el sentido de que se violó un derecho de propiedad industrial que la ley tutela en beneficio de iFone.

Y la segunda es que esto daría la pauta para que iFone, en un procedimiento distinto de naturaleza civil reclamara daños y prejuicios que la propia ley prevé, y es que hay un precepto completo de propiedad industrial que habla de un monto mínimo equivalente al 40 por ciento del precio de venta al público de los servicios que se hubieren prestado.

El abogado dijo que existe una sentencia en firme y todas las pruebas se han desahogado pero se ha dejado un margen de resolución para "las llamadas chicanas y presentar en el último momento una prueba superveniente que no se conocía de su existencia".

Sin embargo, dijo, confían en que existe la voluntad del IMPI de resolver de manera objetiva y ajustándose al procedimiento debería haber una resolución ya, pero "no sabemos la razón por la que esto no ocurra".

La cifra que tendría que pagar iPhone es de mil 500 millones de dólares a la mexicana iFone, empresa con un nivel de facturación razonable con 400 empleados y nada que ver en su magnitud con Apple.

Dijo que la violación de un bien que es propiedad de una empresa mexicana se tiene que resolver pronto y refirió que el actual Director General del IMPI, actuó como abogado de Apple en su vida previa y se ha exceptuado de tener injerencia en el proceso.

Sobre si hay un tiempo límite para que se dicte la resolución final, dijo que no la hay pero "pensamos que las personas que tienen que resolver, lo deben resolver ya".

mej