Mensaje del Secretario de Gobernación en firma Acuerdo para Seguridad de Michoacán

13 de Enero, 2014

    

Mensaje del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, durante la firma del Acuerdo para el Apoyo Federal a la Seguridad de Michoacán

    

Muy buenas tardes a todas y a todos:

Saludo al señor Gobernador Fausto Vallejo Figueroa, al General Salvador Cienfuegos Zepeda, al señor Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, al señor Procurador Jesús Murillo Karam, al doctor Manuel Mondragón y Kalb, licenciado Eugenio Imaz Gispert, al maestro Fidel Calderón Torreblanca y al Magistrado Juan Antonio Magaña de la Mora.

Agradezco muchísimo la presencia en este evento de la senadora Iris Vianey Mendoza Mendoza, de los diputados federales, el coordinador del PRD en la Cámara de Diputados Federal, Silvano Aureoles; de los diputados federales Rodimiro Barrera Estrada, Salvador Ortiz García, Blanca María Villaseñor Gudiño, Ernesto Núñez, Salvador Ortiz, (inaudible) González, Adriana Hernández.

Agradezco particularmente al señor Presidente Municipal de Morelia, Wilfrido Lázaro Medina, su hospitalidad para la organización de este evento.

A las y los diputados de la Legislatura local, a las y los presidentes municipales, a los dirigentes de los partidos políticos más representativos todos del estado de Michoacán, a los líderes religiosos, rectores, empresarios, medios de comunicación.

A todos los michoacanos que nos escuchan y nos ven a través de la cadena estatal y por supuesto agradecer a los medios de comunicación que también están en red, en vivo, transmitiendo al país, pero particularmente a los michoacanos.

Desde el primer día de la presente administración, el Presidente Enrique Peña Nieto se comprometió con la ciudadanía para que la violencia en nuestro país disminuyera.

En aquellos días, México sufrió un proceso muy doloroso de violencia e inseguridad que había alcanzado sus peores momentos en años anteriores, las balaceras en las calles de importantes ciudades, los enfrentamientos en centros comerciales, bloqueos, incendios, ejecuciones eran cosa de todos los días.

Estados como Nuevo León, Chihuahua, Nayarit, Veracruz y regiones tan importantes como La Laguna, por poner sólo algunos ejemplos, vivían en permanente zozobra. Sus habitantes se encontraron de pronto en un entorno violento, donde la tranquilidad de la provincia mexicana había pasado a ser cosa del pasado. México había perdido la tranquilidad y la paz.

Afortunadamente los ejemplos antes expuestos viven hoy una realidad completamente distinta, que no resuelta, con lo que se demuestra que el trabajo coordinado entre autoridades de los distintos órdenes de gobierno brinda los resultados que espera la ciudadanía.

En este contexto entablamos diálogo con todas las autoridades y acordamos enfrentar juntos el problema de la violencia y la inseguridad y también como un gran acuerdo fue quitar este tema de la arena política.

Bajo este principio, fue posible que Federación, estados y municipios trabajáramos de manera coordinada.

El Gobierno de la República tenía que poner el ejemplo y lo hizo, a partir de que las instituciones integrantes del Gabinete de seguridad hicieran a un lado las rivalidades y desconfianzas del pasado para trabajar bajo una sola batuta y bajo un solo proyecto.

Las reuniones mensuales con todos y cada uno de los gobernadores de los estados y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal empezaron a dar resultados, y a partir de ahí se ha logrado que cada semana las fuerzas federales tengan reuniones de coordinación con cada uno de ellos para apoyarlos en sus estrategias locales.

Fue así como paulatinamente se han ido reduciendo los homicidios dolosos a nivel nacional y con ello ha decrecido la violencia que tanto nos ha lastimado.

En este sentido es muy importante destacar los resultados obtenidos mediante el uso de información de inteligencia. A esta fecha ha sido posible neutralizar a 71 líderes de los 122 objetivos de la delincuencia organizada, previamente identificados por las instituciones federales y locales, sin que en la mayoría de los casos se haya producido un solo disparo.

Al mismo tiempo que el Estado mexicano ha moderado sustancialmente el legítimo uso de la fuerza. Todo ello en beneficio de nuestro objetivo primordial: reducir la violencia, venga de donde venga.

A ese respecto debo señalar que de ninguna manera hemos considerado ni gobernadores, ni Federación, que se haya alcanzado aún las metas planteadas, pero de lo que sí estamos seguros totalmente es que trabajando juntos y coordinados ha sido posible revertir la espiral de violencia que nuestro país vivió durante los años recientes.

Hoy sabemos que el trabajo en equipo, la confianza mutua y el hecho de compartir información, tecnología y experiencias nos han puesto en la ruta correcta.

Hoy ya podemos hablar de tendencias favorables, de reducción de violencia, de resultados consistentes y de trabajo coordinado y eficaz entre todos los órdenes de gobierno.

Ahora bien, la región de Tierra Caliente, Michoacán, tiene particularidades singulares y una historia de más de una década en la que se han presentado las condiciones políticas, sociales y económicas más propicias para la incubación de la delincuencia, la inseguridad y la violencia.

Lo que ha ocurrido en esta región durante estos años, no tiene paralelo ni precedente en ningún otro lugar de la República.

La descomposición paulatina del tejido social se ha completado con un acelerado proceso de destrucción del tejido institucional.

La fragilidad del Estado de Derecho en esta región ha dado paso a expresiones ciudadanas, delincuenciales y de otra índole, que mucho lastiman a la sana convivencia, a la justicia y a los principios sociales que soportan las bases de bienestar y progreso. En estas condiciones no es posible lograr ni prosperidad, ni concordia.

El Estado de Derecho es generador de certeza y la certeza produce el progreso al que individuos y sociedades aspiramos.

Es por ello que su defensa no se enarbola sólo por cuestiones de principios legales, sino además por razones de orden práctico.

Si en una sociedad no se respetan las reglas y sus integrantes se conducen en franco desacato a ellas, lo que se consigue invariablemente es su desintegración.

El Gobierno del estado de Michoacán ha solicitado de manera formal al Gobierno de la República apoyo institucional para hacer frente a los problemas de la región de Tierra Caliente.

Como es bien sabido, en esta zona la violencia y los delitos han mermado considerablemente a sus habitantes y por esta razón algunos ciudadanos han buscado el camino de las autodefensas.

Lo más grave de todo es que su surgimiento coadyuva en deteriorar el ya de por sí lastimado tejido institucional, por debilitar el Estado de Derecho y por abonar en el terreno siempre arbitrario e inconstitucional y peligroso de la aplicación de la justicia por propia mano.

Hemos conocido de ellos que el surgimiento de algunos se originó en su frustración por no encontrar oportunamente respuesta a sus demandas de seguridad en las instituciones encargadas de hacerlo y los invitamos entonces a mantenerse dentro del marco de la ley.

A partir de estos antecedentes se han tomado las siguientes medidas:

A petición expresa y formal del Gobierno Constitucional del Estado de Michoacán, y debido a la insuficiencia de instrumentos eficaces para hacer frente a la crisis de inseguridad en esta región y también en otras regiones del estado, hemos firmado un Acuerdo de Colaboración mediante el cual el Gobierno de la República, a través de sus instituciones federales, se encargarán en esa región de las labores de protección de los habitantes en los municipios de la zona. Esto en coordinación con las autoridades del gobierno del estado.

Este convenio es el instrumento legal que nos permite la acción. No se puede combatir la ilegalidad violando nosotros mismos la ley.
A partir de hoy reforzamos una estrategia amplia e integral en los municipios más afectados, para atender la seguridad de las personas, de sus bienes y también combatir las condiciones sociales que generan las conductas violentas.

Es muy importante puntualizar que esta medida no interrumpe ni sustituye las actividades que actualmente lleva a cabo el Ejército Mexicano, la Armada de México y la Policía Federal en la región y en el resto del estado, ni tampoco supone alguna reducción en el número de efectivos que actualmente trabajan en estos lugares.

Es preciso destacar el trabajo que las fuerzas federales han venido desarrollando en el estado de Michoacán, restableciendo las vías de comunicación que estaban obstruidas por los criminales a través del corredor seguro, medida que ha permitido el libre tránsito de personas y mercancías en la zona de Tierra Caliente, así como la considerable disminución de las extorsiones que sufrían los habitantes de la región.

Asimismo, es de subrayarse la intervención de las fuerzas federales en el puerto de Lázaro Cárdenas, que fue un duro golpe al sistema financiero de los criminales de la región, así como muchas otras acciones que han incidido directamente en el debilitamiento de las bandas.

Que quede muy claro, las tareas de seguridad pública desde el punto de vista de cualquier gobierno, son parte de su quehacer permanente y van más allá de la coyuntura.

Los delincuentes deben recibir el trato que la Ley dispone para ellos y en ese sentido no hay espacio alguno ni para la tolerancia, ni para la complacencia.

Las autoridades que conforman el Estado mexicano vamos a hacer nuestro trabajo de manera severa e inflexible. Para la delincuencia ninguna consideración.

Hemos acordado también el arranque de los trabajos del Instituto Estatal para la Formación de Policías e Investigadores, con el fin de que en sus aulas se formen los futuros profesionales encargados de la protección de los ciudadanos y la investigación de los delitos.

Desde su instrucción serán becados y al término de su formación serán contratados por las instituciones del estado.

Asimismo, se ha acordado la creación de la Maestría para la formación de Ministerios Públicos que prestarán sus servicios tanto en la Procuraduría General del estado, como en la delegación michoacana de la Procuraduría General de la República.

Hemos acordado la creación de una gran Unidad Antisecuestros, que será certificada, capacitada y equipada por el Gobierno de la República y además contará con el apoyo logístico de inteligencia y de fuerza de las instituciones integrantes del Gabinete de Seguridad federal.

Por otro lado, asignaremos un presupuesto, sólo para esta región, de 250 millones de pesos para reforzar el Programa de Prevención del Delito en este estado. Estamos convencidos que el trabajo de reconstrucción del tejido social constituye la mejor inversión que podemos hacer en materia de seguridad.

No nos puede ocurrir mañana lo que estamos viviendo hoy por falta de prevención. Ya aquí se vivieron las consecuencias por el evidente abandono del tejido social. Michoacán no puede seguir experimentando las consecuencias de la no prevención. No se puede pensar que es sólo con cuerpos de seguridad como se combate la delincuencia.

A los grupos de autodefensa se les emplaza para que regresen a sus lugares de origen y se reincorporen a sus actividades cotidianas. La seguridad de sus comunidades estará plenamente a cargo de las instituciones, por lo que se les invite a que coadyuven con las autoridades proporcionando la información con que cuenten para detener a los delincuentes.

Con este mismo propósito se ha puesto a disposición de toda la ciudadanía el número telefónico 088, a fin de que puedan presentar denuncias anónimas.

Al mismo tiempo se invita a los integrantes de estos grupos para que en caso de considerar que su vocación de servicio esté orientada hacia las tareas de seguridad y protección de sus comunidades, puedan hacerlo y mediante los procesos reglamentarios pertinentes cumplan con los requisitos para ser reclutados y adiestrados, incorporándose a los cuerpos policiacos instituidos con tal propósito y recibiendo en su caso el salario que por ley les corresponda.

Las autoridades federales y las del gobierno del estado, aplicarán la ley de manera rigurosa e indiscriminada, por lo que no habrá tolerancia alguna para cualquier persona que sea sorprendida en posesión de armas sin contar con la autorización que para tal efecto señalan las leyes.

Quiero hacer del conocimiento público que continuamos trabajando con el gobierno de Michoacán sobre el Plan Integral de Cooperación para que las acciones federales tengan un mayor impacto en el estado y de esta manera coadyuvar en los propósitos planteados por su gobierno, para mejorar sustancialmente las condiciones de vida y el desarrollo de los habitantes de Michoacán.

En este sentido, se cuidará escrupulosamente la orientación y la estricta aplicación de los recursos federales para verificar que efectivamente se destinen en beneficio de los michoacanos.

En los próximos días estaremos nuevamente aquí en Michoacán; estaremos para, junto con otros secretarios del Gobierno Federal, trabajar conjuntamente con el gobierno del estado los programas y acciones orientados al desarrollo político, económico y social de los michoacanos.

Estaremos también para ver los trabajos que se realizarán municipio por municipio, comunidad por comunidad, para el restablecimiento de la paz y la tranquilidad.

En el Gobierno de la República estamos convencidos que el trabajo conjunto de todas las autoridades arrojará siempre mejores resultados que los que de manera individual cada uno pudieran lograr.

Hoy convocamos a todos los actores políticos, económicos y sociales a trabajar por la tranquilidad y la paz.

Juntos brindaremos condiciones de seguridad, de desarrollo social y económico. Tengan la certeza de que contendremos la violencia en Michoacán.

Se trata de un proceso que exige seguir trabajando con firmeza, sin descanso y así lo haremos.

A todos los habitantes del estado de Michoacán:

Ha instruido el Presidente Enrique Peña Nieto trabajar de manera coordinada con el gobierno del estado. Vamos a Tierra Caliente, vamos a los municipios, vamos a las comunidades, vamos a restablecer el orden, vamos a restablecer el desarrollo por el bien de todos los michoacanos.

Muchas gracias.

Publicidad Google

Publicidad Google