Educación en México diseñada para memorizar: especialista. Con Enrique Muñoz

07 de Diciembre, 2013

    

    

Publicidad Google

La prueba PISA (por sus siglas en inglés) confirma que el problema de la educación en México es grave, pues demuestra la carencia de habilidades de los jóvenes en nuestro país para leer, entender y sintetizar un texto, así como para resolver problemas elementales de una operación aritmética, después de 9 años escolares (6 de primaria y 3 de secundaria).

De esa forma destacó Manuel Gil Antón, investigador del Centro de Estudios Sociológicos del Colegio de México, los resultados de la prueba realizada a jóvenes de 15 años de edad, entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y en la que México obtuvo el lugar 34, último entre las naciones de dicha organización.

Asimismo, refirió que nuestro sistema escolar está diseñado para memorizar, teniendo como base que "el saber" es la acumulación de datos. Si ése es el eje vertebral del sistema, entonces se entiende que "si yo acumulo, sostengo mi memoria y repito, entonces en un examen haré lo mismo, el sistema cumplirá su propósito y lo olvidaré. Lo que no se usa se olvida", puntualizó.

En ese sentido, destacó que el examen de PISA no está orientado a preguntar cuántos datos se han retenido, sino cómo se procesa la información, es decir, las relaciones entre las distintas informaciones. Países como Finlandia, Singapur y Japón, tienen reformas educativas con las cuales se ha generado un sistema en el que se aprenda a preguntar y no a repetir "porque el pensamiento humano arranca con las preguntas y no con las respuestas", dijo.

Así, expresó en el programa "En Fórmula con Enrique Muñoz", que "Cuando a un joven se le dan los incentivos para que pregunte o averigüe, comienza a construir su capacidad de análisis y pensamiento. La información que llegue cae en una especie de musculatura intelectual con la cual camina y piensa".

Las reformas mencionadas tienen tres características importantes; un diseño de cómo aprender basado en menos información y más formación para pensar, de esa forma la información siempre está disponible; reducir la desigualdad social y maestros de alto nivel, preparados y con autonomía para indagar y generar ambientes de aprendizaje.

El también Director Académico del portal de internet "Educación futura" indicó que el maestro es un factor crucial. Se trata del trabajo más importante que un país tiene, pues en la medida en que los niños no tengan formadas sus capacidades de pensar, el país no estará en condiciones para avanzar económicamente, políticamente ni culturalmente.

"Uno aprende cuando es autónomo para pensar, en esa medida muchos de los problemas que tenemos serían analizados y no aguantaríamos partidos mediocres o funcionarios que no revisan sus trabajo", comentó el especialista.

En algún momento, el sistema educativo se utilizó como complicidad entre el gobierno y los sindicatos para varias cosas, excepto para generar mejores ambientes educativos. De ahí que el investigador considere que las consecuencias se vivan en la actualidad con resultados negativos en exámenes como el PISA.

mlga