Lamenta el IMC fallecimiento del acuarelista Barrios Prudencio

22 de Enero, 2013

    

Nacido en Zacualpan, Estado de México, el pintor fue reconocido internacionalmente por su depurada técnica. Recibió la Presea Estado de México en 1986 por sus logros alcanzados en el terreno de las artes plásticas. Considerado como un pintor autodidacta en constante renovación y cambios, siempre en busca del conocimiento y alejado de las instituciones.

    

Publicidad Google

El Gobierno del Estado de México, a través del Instituto Mexiquense de Cultura (IMC), lamenta profundamente la muerte del destacado acuarelista Ignacio Barrios Prudencio, nacido en Zacualpan, Estado de México, el 10 de marzo de 1930. Tras una semana de estar hospitalizado, falleció la mañana de este martes 22 de enero.

En un comunicado, señala que Barrios Prudencio compartió su extraordinario talento a lo largo de su trayectoria, con los innumerables espectadores de su obra, así como a través de sus talleres, de los cuales emergieron firmas importantes.

Desde temprana edad mostró su afición por el dibujo de su entorno, en particular por los temas relacionados con la naturaleza. A los 17 años se trasladó a la Ciudad de México y en 1948 ingresó a la Academia de San Carlos, gracias al apoyo de Diego Rivera, a quien conoció a su llegada a la capital y de quien recibió asesoría en cuestiones de dibujo y color.

Al margen de su paso por la Academia de San Carlos y la Escuela de Pintura y Escultura La Esmeralda, en donde tuvo como maestro a Raúl Anguiano, Barrios Prudencio fue considerado como un pintor autodidacta en constante renovación, siempre en busca del conocimiento y alejado de las instituciones; logró recorrer con gran técnica los estilos costumbrista, impresionista y surrealista.

Inició su obra con el paisaje clásico y académico, tuvo influencias de Ricardo Bárcenas en el dibujo y de Ignacio M. Beteta en el paisaje. De 1965 a 1981 su obra se caracterizó por el uso de grises y ocres con los que alcanzó tonalidades armoniosas. Además, se trató de un periodo altamente europeizante, ya que parte significativa de su desarrollo como pintor se dio en ese continente.

Durante la década de los 70, tuvo su periodo artístico más productivo, ya que pintaba tres o cuatro veces a la semana durante todo el día, con lo que logró consolidar un estilo claramente reconocible. El dominio del agua y el manejo de la humedad (que hace todavía más difícil la técnica de la acuarela), junto con los recursos del impresionismo, permitieron que el artista lograra "dejar al agua hablar su propio idioma", según refería el pintor.

A partir de los años 80, su obra se convirtió en una gran gama multicolor que inyectó fuerza expresiva a su pintura. En los últimos años, el maestro abandonó ocasionalmente la obra figurativa para incursionar en la creación semi-abstracta. Sus motivos principales fueron el paisaje, tanto mexicano como extranjero, ya sea urbano o marinas, al igual que bodegones, figura humana y retratos. Aunque en sus primeros años se consolidó como un gran paisajista, es necesario destacar el alto nivel estético que alcanzó en el desarrollo y ejecución de la figura humana.

Su calidad plástica lo llevó a exponer en foros importantes de Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Japón, España, Alemania, Italia, Polonia, Unión Soviética, Ucrania, Estonia, Argentina, El Salvador y Colombia.

La muestra más reciente que el maestro montó fue Evocaciones de luz, en la sala de exposiciones temporales del Centro Médico Nacional Siglo XXI, la cual sirvió para rendirle un homenaje por sus casi 70 años de trayectoria artística.

Ignacio Barrios fue merecedor de diversos homenajes, premios y reconocimientos a lo largo de su carrera. Destacan el premio a la mejor acuarela que le otorgó el Círculo de Acuarelistas de México, por su pintura El valle del silencio, en 1981; la Presea Estado de México, por sus logros alcanzados en el terreno de las Artes Plásticas, en 1986. En el año 2004, el Gobierno del Estado de México nombró una sala permanente del Museo de la Acuarela de Toluca, con el nombre de este artista mexiquense como un homenaje.

La última parte de su vida la dedicó a la labor docente para formar a toda una generación de acuarelistas. En el año pasado, el artista mexiquense fue propuesto por el Gobierno del Estado de México, a través del Instituto Mexiquense de Cultura, como candidato para obtener el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2012.

El Centro Cultural Mexiquense Bicentenario se encuentra ubicado en km.14.3 Carretera Federal México -Los Reyes la Paz - Texcoco esq. Camino a San Miguel Coatlinchán Texcoco, Estado de México. Consulta estas y otras actividades en http://ccmbicentenario.wordpress.com. Síguenos en Facebook como Centro Cultural Mexiquense Bicentenario (http://www.facebook.com/ccmbcultura?ref=ts&fref=ts) y en Twitter en la cuenta: @ccmbcultura.

jhe

Publicidad Google

Publicidad Google