Inaugura FCH penal federal para 4 mil internos en Hermosillo

2 de Octubre, 2012

    

Es una obra que implicó una inversión pública-privada de 4 mil 200 millones de pesos, gracias a lo cual fue posible dotarla de equipo de vanguardia y con personal profesional de probada vocación de servicio con lo que que se reducirá al mínimo el registro de motines incluso fugas de reos.

    

Presidencia

Al inaugurar el Centro Federal de Readaptación Social de Hermosillo, Sonora, el presidente Felipe Calderón dijo que este penal está dotado de un avance tecnológico de vanguardia, con personal profesional de probada vocación de servicio lo cual reducirá al mínimo el registro de motines incluso fugas de reos.

Consideró que era necesario construir infraestructura a marchas forzadas, infraestructura de vanguardia para el adecuado control de los internos federales y contribuir con ellos a la despresurización de los centros penitenciarios en el país federales o estatales.

Dijo que es una gran satisfacción inaugurar este centro que cuenta con capacidad para albergar a dos mil 500 internos bajo los más altos estándares de seguridad y susceptibles de alcanzar una población de hasta cuatro mil internos.

Tan sólo en este penal de Hermosillo número 11, cabrán más internos de los que había en los penales federales en el inicio de la presente administración.

Se trata de una obra bien hecha y que se espera en el futuro abra la puerta para romper varios cuellos de botella en la infraestructura del país, además de que es el modelo de inversión pública-privada.

Es una obra que implicó una inversión de 4 mil 200 millones de pesos bajo esta modalidad, gracias a la cual fue posible dotarla de equipo de vanguardia como aduanas de ingreso con control automatizado, módulos de observación y clasificación de internos, una clínicas hospital equipada con laboratorios de avanzadas y quirófano.

Así como consultorios, un novedoso módulo de telemedicina que permite valorar y consultar a los internos a distancia, esto es que los médicos del penal, además de su propia capacidad tendrán el respaldo científico y tecnológico de médicos instalados en el Hospitales de Alta Especialidad de Ixtapaluca, Estado de México.

Además desde la Ciudad de México, se podrá leer el pulso cardíaco, los resultados de laboratorio y los síntomas vitales de cualquier interno o de cualquier persona y refrendar con su propio diagnóstico la revaloración que hagan los médicos del hospital establecido en el centro.

El Ejecutivo federal resaltó que contará también con la colaboración del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), por lo que habrá juzgados del fuero federal, cuarteles para fuerzas federales y de seguridad penitenciaria, un helipuerto, un edificio de gobierno con cuarto de control para monitorear perimetral intra y extra muro.

Este centro penitenciario, agregó, es mayor que los límites de una pequeña propiedad de riego de más de 100 hectáreas, con varios módulos, cada uno de ellos, tiene una extensión equivalente al Zócalo de la Ciudad de México y son cinco módulos distintos de internos, más todos los accesorios con posibilidades de incrementar su capacidad.

Asimismo, detalló que este centro cuenta con un robusto componente tecnológico que le permiten mantener estándares de operación segura y de manera ininterrumpida todos los días del año, ya que cuenta con mil 200 cámaras, más de las que existen en varias ciudades del país que permiten monitorear todas la áreas del centro, los equipos de Rayos X, escáner, aparato de detección molecular de drogas, lectores biométricos para ingreso y egreso, inhibidores de señal de celulares y de radio comunicación.

Toda esta tecnología se potencia y se fortalece gracias a la conexión del Centro de Plataforma México que permitirá una adecuado control de los internos y el apoyo de tiempo real para la implementación de operativos ante cualquier contingencia.

Aclaró que quizá éste sea el penal más grande de México y probablemente del mundo, pero más allá del avance tecnológico, es la gente que lo operará porque es personal confiable y profesional.

Felipe Calderón subrayó que se pretende que el custodio y el personal del penal tenga en todo, una clara superioridad sobre los internos y que haya el mínimo contacto posible para evitar cualquier espacio potencial de corrupción o de dominio del interno sobre los controles del penal.

Por lo que habrá sistemas de redundancia en la seguridad, sistemas de redundancia en la vigilancia, sistemas de redundancia en el respaldo tecnológico que permita que el personal confiable opere también en condiciones para sí mismo de seguridad.

Resaltó la importante función de la Academia Nacional de Administración Penitenciaria que desde su puesta en marcha, en este gobierno, forma profesionales confiables y con probada vocación de servició y, agradeció al gobierno de Estados Unidos por el apoyo en la capacitación y certificación de instructores que hoy prestan servicio en la academia.

Con información de Israel Aldave

jgr

Publicidad Google

Publicidad Google