Mensaje presidente Felipe Calderón en Manzanillo, Colima

27 de Marzo, 2012

    

Este proyecto se inició y se terminó totalmente en esta Administración, lo cual es verdaderamente un logro, con pocos precedentes, pienso, que se hayan logrado inversiones completas en una sola Administración de esta magnitud.

    

Notimex

Palabras del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Felipe Calderón Hinojosa, durante la Inauguración del Proyecto Integral Manzanillo, que tuvo lugar en este municipio.

Gracias.

Muchísimas gracias.

Y muy buenas tardes a todas y a todos ustedes, amigas y amigos.

Me da muchísimo gusto saludarles.

Saludo al licenciado Mario Anguiano Moreno, Gobernador del Estado de Colima.

Al Magistrado Rafael García Rincón, Presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Colima.

Al Diputado Ernesto Germán Virgen, Presidente del Congreso.

A la señora Rosario Yeme López, Presidenta Municipal de Manzanillo.

Al señor Ki Hwan Park, CEO de Korea Gas Corporation, de KMS.

Al señor Dean Ferguson, Vicepresidente de Gasoducto de TRANSCANADA.

A todas las amigas y amigos del Cuerpo Diplomático Acreditado en México.

A don Vinicio Limón Rivera, Secretario de Organización del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana.

Con un especial saludo para don Víctor Fuentes, el líder de los trabajadores electricistas de México.

Al General Adolfo Domínguez, Comandante de la XX Zona Militar.

Y al Almirante Jaime Mejía, Comandante de la VI Región Naval.

Con un saludo muy especial para todos los elementos de tropa, de marinería, jefes, oficiales, generales, almirantes, bajo su mando.

A todos los ingenieros y trabajadores de Comisión Federal de Electricidad, aquí presentes. Los saludo, también, con afecto.

Sé que vinieron, también, algunos paisanos míos, por acá. Al cabo está cerquita.

A todos ustedes, amigos. Desde luego, a los ingenieros y trabajadores de KMS y de este gran complejo.

A todos ustedes amigos, invitados especiales.

A los Legisladores, Diputados, Diputadas, Senadoras, Senadores.

Amigas y amigos.

Muy buenas tardes a todos.

Éste es un gran día, no sólo para Manzanillo, no sólo para Colima, sino para todo México.

El complejo de obras de infraestructura que hoy estamos inaugurando es, quizá, precisamente, el más difícil, válgame la redundancia, el más complejo y, también, el que implica la mayor inversión en infraestructura de todo este sexenio y vaya que hemos hecho cuantiosas inversiones en infraestructura.

Quizá, el proyecto mayor, incluso a éste, ha sido la reconfiguración de la Refinería de Minatitlán, que implicó tres mil 500 millones de dólares, pero ese inició hacia finales del sexenio anterior.

Este proyecto se inició y se terminó totalmente en esta Administración, lo cual es verdaderamente un logro, con pocos precedentes, pienso, que se hayan logrado inversiones completas en una sola Administración de esta magnitud.

Estamos hablando de una inversión superior a los tres mil millones de dólares, tanto en el Libramiento Ferroviario, en los libramientos carreteros, en el paso hacia la Laguna de Cuyutlán, en la habilitación de un nuevo puerto, en la construcción de la regasificadora, en la repotenciación de Comisión Federal de Electricidad, en el gasoducto. En fin.

Verdaderamente, una multiplicidad de magnas obras de infraestructura que hoy, en marzo de 2012, llega finalmente a buen término. Por eso, para México, para mí también, en lo personal, es una gran satisfacción el inaugurar, precisamente, el Proyecto Integral Manzanillo.

Muchas felicidades a todas y a todos ustedes.

Creo que cada una de estas obras, por sí sola, merecería una inauguración aparte. La Regasificadora, una inauguración; la Repotenciación de la Planta de CFE, otra inauguración; el Gasoducto, otra inauguración; el Libramiento Ferroviario, otra más; el Libramiento Carretero, otra más. El Paso de Tepalcates, otra más. En fin.

Verdaderamente, es un conjunto de obras cuya sincronía implicó un trabajo enorme, especializado, que demandó no sólo recursos económicos, tanto del sector público como del sector privado, sino también atención, esmero, liderazgo, como decía el Director de Comisión Federal de Electricidad y que agradezco este importante aspecto para que un proyecto salga adelante. El liderazgo.

Y también, quiero agradecer a todos los servidores públicos del Gobierno Federal, tanto de Oficina de Presidencia, como de la Dirección de CFE, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de SEMARNAT y de todas las dependencias involucradas; de Energía, desde luego, por haber llevado a buen puerto este proyecto.

El Proyecto Integral Manzanillo le va a dar un nuevo y vigoroso impulso a toda la economía del Centro-Occidente del país, no sólo a Manzanillo. Creo que es un ejemplo prominente del trabajo en equipo que se realiza en el Gobierno Federal y de los frutos que puede generar la coordinación con las autoridades estatales, en este caso, del gobierno de Colima y del gobierno de Manzanillo.

Es un ejemplo, también, de cómo sí se puede tener infraestructura moderna, eficiente, segura y amigable con el medio ambiente. Estamos, sin lugar a dudas, poniendo en operación el proyecto de infraestructura y energético más importante que se haya hecho en décadas en nuestro país.

Desde el principio de mi Administración, era claro que México necesitaba avanzar a paso acelerado en la construcción de más y mejor infraestructura, que le permitiera aprovechar cabalmente las enormes ventajas comparativas con las que cuenta, y consolidarse como una de las naciones más competitivas en la economía global.

Por eso, presenté a la Nación, en el año 2007, el Programa Nacional de Infraestructura, en el cual quedaron delineados los principales proyectos que estaríamos realizando a lo largo de esta Administración.

Proyectos pensados y diseñados con una visión estratégica y de largo plazo, que se tradujeran en beneficios reales y tangibles para nuestra economía y para las familias mexicanas.

El Proyecto Integral Manzanillo es una parte fundamental de este programa. Con él, garantizamos que no sólo Manzanillo, sino todo el Occidente del país, el Centro-Occidente, cuenten con el gas natural y la energía eléctrica necesarios para dar un nuevo impulso a su fuerte y dinámica industria.

Esta zona del país es alimentada de energía, entre otras, por la Central Termoeléctrica Manzanillo, que se encuentra muy cerca de aquí.

Antes de iniciar el Proyecto Integral, esta planta operaba, incluso, por su obsolescencia natural, a 25 por ciento de su capacidad, y funcionaba a partir de combustóleo, lo cual implicaba muy poca eficiencia en el uso de combustible, altos niveles de contaminación ambiental, la afectación significativa de las características turísticas de la Ciudad y Puerto de Manzanillo.

Y, desde luego, en los últimos años, un altísimo costo de operación de Comisión Federal de Electricidad. Había que traer el combustóleo prácticamente por tren. Hoy, el combustóleo tiene uno de los precios más elevados de la historia. Lo cual hacía la generación de electricidad, enormemente costosa.

De hecho, en la electricidad que consumen las familias mexicanas, en Colima y en todo el país, de cada kilowatt/hora que se consume, el usuario paga menos de la mitad del costo real de ese kilowatt/hora, el resto es subsidiado. Independientemente de que son costos importantes para los consumidores, el subsidio que implica es una de las cargas, uno de los esfuerzos presupuestales más importantes de toda la Administración.

Y, precisamente, cuando era Secretario de Energía, estuve visitando esta Central Termoeléctrica Manzanillo, estuve hablando con los trabajadores, con los vecinos, con los ciudadanos de Manzanillo. Y claramente percibí la importancia de poder reducir y, eventualmente, eliminar las emisiones de humo de la Central Termoeléctrica de Manzanillo.

Desde entonces, tuve muy claro que podía hacerse lo que hoy estamos viendo aquí. Y bien decía el Gobernador Anguiano Moreno, que, entonces, se veía increíblemente remoto que pudieran hacerse tantas obras, tan costosas, al mismo tiempo y en un corto plazo.

Esto fue el detonador del Proyecto Manzanillo, la necesidad de reconvertir la Central Termoeléctrica de Comisión Federal de Electricidad, con lo cual el Gobierno Federal inició una reconfiguración profunda de la infraestructura para el uso de gas y la producción de energía eléctrica.

Así, se rediseñó y repotenció la Central Termoeléctrica de Manzanillo para operar, precisamente, con gas natural, un combustible mucho más eficiente y mucho más limpio.

La Central Termoeléctrica de Manzanillo tiene básicamente dos unidades:

La Unidad 1, que cuenta con cuatro generadores, vamos a llamarlo así, como bien decía el Gobernador Anguiano, este proceso de reconversión requiere un proceso de gradualidad, que es importante, precisamente, explicar.

A medida que complete su funcionamiento la Regasificadora; a medida en que esté debidamente funcional, a capacidad, el ducto; a medida, también, de que se vaya generando la entrada de gas a la Termoeléctrica; a medida que, incluso, se acabe de descargar el primer barco que está a mis espaldas, probablemente, no sé si lo alcancen a ver, se ve por lo menos la chimenea del barco, una chimenea roja, a medida que todo eso ocurra, gradualmente va a entrar en funcionamiento la reconversión completa de la Terminal, de la Termoeléctrica.

Por lo pronto, la Unidad 1, que fue la que vimos en pantalla y que presentaba el Director de Comisión Federal de Electricidad, ya se encuentra funcionando plenamente con gas natural y, no sólo eso, no sólo gas, sino con ciclo combinado, que multiplica la eficiencia del uso del gas natural. Es decir.

Por qué se llama ciclo combinado.

Porque se le dan varias vueltas, vamos a llamarle así, al gas. Primero se quema el gas, depende del tipo de diseño de planta, en algunas primero entra el gas y mueve una turbina, luego se quema y mueve otra turbina, y luego el vapor que produce, mueve otra turbina, incluso.

Aquí, el ciclo combinado quizá quema, el gas quema y mueve una turbina, y el vapor que se desprende mueve a su vez otra turbina. Por eso se llama de ciclo de combinado. Ya funciona con gas y terminará su ciclo, el ciclo combinado, en noviembre.

La Unidad 2, también habilitada con gas y operará su ciclo combinado en julio de este mismo año. Es decir, ya operan con gas la 1, la 2; la 3 y 4 ya se cambiaron los quemadores a quemadores de gas, y van a operar en cuanto tengan, precisamente, ya gas disponible de la regasificadora, que hoy estamos inaugurando.

Y las unidades 5 y 6, que son, o los generadores 5 y 6, de Manzanillo 2, de la Unidad 2, esos van prácticamente a dejar de funcionar, y sólo entrarán en funcionamiento ante picos de altísima demanda de electricidad. Pero, como su costo y operación resultan, precisamente, ya en desuso, van a ser prácticamente suplidas por los incrementos de eficiencia de las unidades 1, 2, 3 y 4.

Y, desde luego, la CFE procederá a la reconversión, también, de las unidades 5 y 6, para transformarlas, también, de combustóleo a gas natural. Y, así, gradualmente, toda la Central Termoeléctrica de Manzanillo va a operar con gas natural, y dejará de emitir totalmente las emisiones de humo que afectaban tanto a la bahía; ya desde ahora reduce significativamente las emisiones de humo, al entrar con gas la 1, la 2, la 3 y la 4.

Al entrar las unidades 1, 2, 3 y 4, y quedar la 5 y 6 provisional, temporalmente para picos de demanda, hasta en tanto la 5 y 6 también sean reconvertidas.

Toda esta inversión, amigas y amigos, significó, insisto, un proyecto de enorme magnitud y complejidad, que en su conjunto representa una inversión de más de 34 mil millones de pesos, y ya, como lo mencionó el señor Gobernador, incluyendo las obras que están pendientes, que son, precisamente, el Túnel a Manzanillo y los pasos a desnivel que van de Campos a Manzanillo, estamos hablando de 34 mil millones de pesos.

Obras impresionantes, instalaciones de vanguardia mundial, con lo cual estamos modernizando al sector energético.

Quiero referirme de manera particular a ellas, para tener cabal cuenta de la enorme complejidad de este proyecto.

Primero. La Planta de Gas Natural Licuado aquí, en Cuyutlán. En los tanques que vemos también a mis espaldas, ahí se almacena el gas que viene, en este caso desde Perú, que llega a través del barco que, también, está ahora anclado a mis espaldas.

Ese gas, desde que sale en las costas peruanas, se enfría a través de un proceso complejo que se llama licuefacción. Se baja a temperaturas de -180 grados centígrados. Eso comprime el gas. Como sabemos, las moléculas con el frio se contraen, son más densas y se contraen.

Eso permite que puedan caber en el barco, en las burbujas que tiene el barco. Y luego se pasan a los tanques de almacenamiento.

Y para mandar ya el gas, valga la redundancia, en estado gaseoso, se vuelve a recalentar, vamos a llamarlo así, en un proceso muy complejo. Es más que se eso. Se mete el ducto y va, primero, a servir a la Terminal Eléctrica de Manzanillo y luego se va al ducto de gas, con lo cual se va a Guadalajara.

Entonces, el primer proyecto es esta Planta de Gas Natural Licuado en Cuyutlán.

Esta obra, cuya sección más destacada son estos tanques de almacenamiento, los que más visibilidad tienen, incorpora la tecnología más avanzada en el mundo para el manejo y procesamiento de gas natural, y representó una inversión privada de más de nueve mil millones de pesos, por parte del complejo empresarial de KMS, a quienes agradecemos enormemente este esfuerzo.

Hay que decir que la disponibilidad de gas natural no sólo va a beneficiar a Comisión Federal de Electricidad, sino va a permitir una cosa muy importante, que los colimenses van a poder apreciar, poco a poco, en el tiempo.

Y qué es.

La industrialización de Colima.

Por qué razones, amigas y amigos.

Si ustedes observan, la principal actividad de Colima era, primero, obviamente el Puerto, el comercio, el transporte, todo lo que llega a Manzanillo.

Y la segunda actividad más importante, es la agricultura, lo cual es razonable, es el sector primario. Digamos que la actividad económica de Colima es el sector primario, la agricultura, y el sector terciario, que es comercio y servicios. Pero falta el de enmedio, que es el sector industrial y, sobre todo, la industria de manufactura, la de mayor valor agregado. Pienso, por ejemplo, en la industria automotriz, que es tan exitosa en México. No se establece, porque requiere un alto consumo de energéticos, y el energético más conveniente para una empresa, en este momento, es el gas natural.

Mientras no haya gas natural, es muy difícil que se establezca una industria altamente competitiva en estos estados. Por eso, tantos estados del Pacífico, por ejemplo, como es Colima, como es Nayarit, como es Sinaloa, al carecer de gas natural, carecen en realidad de una industria significativa, sobre todo en manufacturas.

La llegada del gas natural, en este caso, por barco desde Sudamérica o de todo el Pacífico, representa un cambio estructural que va a elevar las posibilidades de desarrollo económico y social de Manzanillo, de todo Colima y toda esta parte Centro-Occidente del país. Por eso es tan relevante.

Segundo. El ducto que va a Guadalajara, también, va a garantizar que a Guadalajara, que tiene un desarrollo industrial, porque el gas ya le llega, pero le llega de Salamanca, ahora va a tener otra fuente de suministro distinta, que es del Pacífico, con lo cual se garantiza aún más, precisamente, el uso de gas natural.

El gas natural, además, le podrá servir en el futuro a los consumidores domésticos, porque si bien es cierto que ahora todos o muchos mexicanos consumen Gas LP, el gas de cilindro, digamos, el gas butano o propano, como le llaman en otros países, ese gas es significativamente más caro que el gas natural. Y, también, de cada cilindro de gas que compra una familia mexicana, el Gobierno actualmente está subsidiando más de la mitad de ese cilindro.

Ese gas, amigas y amigos, el gas natural, que ahora llega por primera vez a Colima y a Manzanillo, ese gas puede también ser suministrado por tubo, por ducto, a todas las casas y eso implicará mucho mayores condiciones de seguridad, porque es un gas más estable, es menos explosivo, vamos a llamarlo así, más barato y más limpio que el gas LP. En fin.

Las ventajas son enormes, en términos de potencial de desarrollo económico y social.

Aquí, se va a manejar un volumen diario, como ya se dijo, de 500 millones de pies de cúbicos de gas, que en el primer momento abastecen a la Central Eléctrica y a las centrales que tiene la Comisión Federal de Electricidad en Jalisco.

Y, posteriormente, la planta estará puesta en condición de ofrecer gas natural a otras empresas, a otras industrias y a los consumidores, subsecuentemente en el tiempo.

Quiero destacar aquí, amigas y amigos, la licitación que realizamos para comprar este gas, fue un proceso muy bien diseñado, estricto, que permitió una subasta, vamos a llamarlo así, una licitación, en la cual CFE preguntó qué empresa en todo el mundo le iba a proveer el gas más barato para CFE en esta planta.

Y por lo cual se alcanzó un precio altamente competitivo y conveniente para los mexicanos. Eso va a representar mucho mayor ahorro para las finanzas públicas, mayor ahorro para las empresas que utilicen gas que provenga de esta regasificadora.

E incluso, algo que no estaba considerado en inicio, pero con los precios del combustóleo de hoy, que son precios muy elevados, ya el combustóleo está costando tanto como el diésel, con los precios del combustóleo, la operación de gas natural va a ser, incluso, más barata para la propia Comisión Federal de Electricidad, con lo cual tenemos una ventaja económica adicional a la prevista originalmente en el proyecto.

Se trata de una obra muy importante, deslumbrante, por su ingeniería y su eficiencia, además, con los estándares de seguridad más elevados del mundo.

Estamos poniendo a México a la vanguardia en el uso de gas natural y modernizando el sector energético del país.

En segundo lugar. Las obras portuarias de enorme magnitud. Estamos haciendo un puerto nuevo en México, un puerto nuevo, que es éste, donde llega el barco de regasificación, aunque sea tan especializado, en regasificación, es puerto nuevo; es decir, estamos dragando la Laguna de Cuyutlán para que el barco pueda operar.

Estamos haciendo un canal del mar a la laguna. Como ustedes oyeron, tenía el canal dos metros de profundidad, ahora tiene 15 metros de profundidad, para que pueda pasar el barco.

Tenía una anchura de 150 metros, más o menos. Ahora se amplía el canal a medio kilómetro, a medio kilómetro de ancho. Las escolleras, que medían 150 metros, con lo cual se protege el canal y los barcos del oleaje, son dos, medían 150 metros, ahora van a medir 400 metros cada una.

Se realizaron trabajos para ampliar el Canal de Tepalcates, ya dije, para hacerlo más profundo.

Y, desde luego, se hicieron las dársenas, en la cual el barco da la vuelta, vamos a llamarlo así, para estacionarse y poder suministrar el gas. Una verdadera obra de infraestructura de primer nivel.

Tercero. El desvío ferroviario. Estamos haciendo una nueva vía del tren sobre la laguna y una nueva carretera. Obras enormes de infraestructura, indispensables para garantizar el funcionamiento pleno, tanto del Puerto de Manzanillo, como, a la vez, este puerto de regasificación.

Manzanillo es uno de nuestros puertos comerciales más importantes. Concentra el 34 por ciento de contenedores de todo el país, de su movimiento. Requiere de conexiones eficientes, tanto ferroviarias como carreteras.

Y había que reubicar, precisamente, esa vía del tren, porque antes pasaba sobre el Canal de Tepalcates, y si dejábamos el tren, no podían entrar los barcos de regasificación. Así que movimos el tren por la orilla de la Laguna de Cuyutlán.

Con el nuevo desvío ferroviario, los trenes ya no pasan por el Canal de Tepalcates. Fue un reto mayor. En los últimos tres kilómetros se tuvo que construir un gran puente, que va sobre la laguna, insisto, que es el puente o el Viaducto Ferroviario más largo en América Latina y uno de los más largos del mundo. Algo muy significativo, también, que recorrimos ya en tren hace un momento.

Las obras de este desvío, además, van a seguir. Como ya se dijo, vamos a hacer un túnel para que entre directamente al Puerto de Manzanillo y deje de causar tanta molestia a los habitantes de Manzanillo.

Me decían que para tratar de armonizar la convivencia entre el tren y la ciudad, como el tren, pasa entre las calles, tiene que haber cuatro ventanas de operación, y una le toca a los trenes y una le toca a los coches. En fin.

Con el túnel que se va a hacer, van a poder convivir perfectamente, el tren, sin estorbar sustancialmente las avenidas de Manzanillo. Con lo cual tren va a poder operar las 24 horas del día sin estorbar el tráfico sustancial de las avenidas principales de Manzanillo, porque se va a hacer un acceso directo hacia las instalaciones portuarias con las obras de infraestructura correspondientes.

Se desvió la Carretera Campos-Colima, que fue conectada con el punto más cercano a la Carretera Guadalajara-Manzanillo, que ofrece una vía segura y eficiente para los habitantes de la zona. En fin.

Una inversión de más de tres mil millones de pesos para darle viabilidad al Proyecto Integral de Manzanillo.

En cuarto lugar. Se construyó el ducto de gas, más de 300 kilómetros del ducto de gas, que permitirá el transporte de gas natural desde aquí, de Manzanillo, donde nos encontramos, hasta la Ciudad de Guadalajara.

Esto va a permitir que el gas, insisto, vaya a otras terminales eléctricas y a la industria, no sólo de Manzanillo, sino a la industria de Guadalajara, también.

En quinto lugar. Ya comenté las obras de repotenciación de la Central Termoeléctrica de Manzanillo, que nos permitirá transitar de combustóleo a gas natural, y en la que invertimos, a través de CFE, 13 mil millones de pesos y que ya vemos una parte en operación, la primera.

Va a estar plenamente en operación en 2013. Van a elevar la capacidad de producción de energía en casi 800 megawatts, que equivalen a la mitad del consumo actual de toda la Zona Metropolitana de Guadalajara. Tan sólo convertirlo a gas, no sólo lo hace más limpio, sino más eficiente. Y ganamos 800 megas, que significa la mitad de todo lo que se consume de electricidad en Guadalajara.

En suma, amigas y amigos. Estamos entregando a los mexicanos uno de los proyectos de infraestructura más importantes de esta Administración, que de suyo es el Sexenio de la Infraestructura. Una obra, verdaderamente, magna, que cambiará el panorama energético de esta región del país.

Finalmente, debo decirles que esta obra se realizó con estricto apego a los más altos estándares factibles, a los más altos estándares de respeto al medio ambiente.

El manglar en la Laguna de Cuyutlán no sólo no se reducirá con esta obra, sino que se incrementará, y para ello opera un vivero, que va a recuperar decenas de hectáreas de manglar que se habían perdido, por la pérdida de agua que tuvo la Laguna de Cuyutlán durante tanto tiempo.

Ahora, con la mayor ampliación y profundidad del Canal de Tepalcates, el intercambio de agua marina, entre el mar y la laguna, va a ser mucho más fluido, con lo cual hay más posibilidades de recuperación de la vida, de la flora y de la fauna en la Laguna de Cuyutlán en sus cuatro espacios. En fin.

Amigas y amigos:

Son buenas noticias para México, para Colima y para Manzanillo.

Al inicio de mi Gobierno, me comprometí a que éste sería el Sexenio de la Infraestructura, y ya lo es. Éste es el Sexenio de la Infraestructura, y ésta, probablemente, es la obra del Sexenio de la Infraestructura, el Proyecto Integral de Manzanillo.

Como ya lo dijo aquí el señor Secretario de Comunicaciones y Transportes, en todo el país estamos ampliando y fortaleciendo nuestros puertos marítimos y aeropuertos.

Hemos trabajado sin descanso para construir y modernizar más y mejores carreteras, y hemos puesto todo nuestro empeño para mejorar nuestra infraestructura de generación de energía.

Como ya se dijo, también, aquí, en materia carretera, hemos construido o reconstruido más kilómetros de carretera en México, que lo que se construyó o reconstruyó en los dos sexenios anteriores juntos.

Hemos invertido más en obras de infraestructura ferroviaria, que lo que se invirtió en los dos sexenios anteriores juntos.

Y hemos invertido más en obras marítimas, que lo que se invirtió en los dos sexenios anteriores juntos, por citar algunos. Y, probablemente, las mismas cifras ocupan para la inversión que hemos hecho, tanto en Petróleos Mexicanos, como en Comisión Federal de Electricidad.

Invertir en infraestructura es una de las decisiones estratégicas más importantes que pueda realizar cualquier Nación. Particularmente una como la nuestra, que tiene enormes riquezas naturales, una posición geográfica estratégica y gente joven, fuerte y trabajadora.

Infraestructura significa que las empresas sean más competitivas, que reduzcan sus costos de transporte y de logística. Significa energía a menor costo, energía más eficiente y menos contaminante, para producir más, para producir mejor y con menos daño al ambiente.

Infraestructura, que es la base para elevar la competitividad y convertir a México en la plataforma logística de primer orden, que conecte a los mercados mundiales y atraiga las inversiones, que generen el empleo que necesitan las familias mexicanas.

Y somos ya el Sexenio o la Administración de la Infraestructura, porque queremos legar a los mexicanos que vienen las obras que permitirán a México aprovechar sus ventajas comparativas, y crecer más y más rápido.

Y no nos vamos a detener. Hasta el último día de mi Administración, seguiremos trabajando en la construcción de infraestructura.

Estamos trabajando en infraestructura aquí mismo, en el Estado de Colima. Ya describió el Secretario una serie de pasos a desnivel que ya no alcanzamos a inaugurar, por ahora, en la Ciudad de Colima; en todo el Arco Norte, tanto del lado Oriente, como del lado Poniente de la misma.

En otros puntos críticos, donde está la obra magnífica, la Figura Obscena de nuestro querido maestro Cuevas, José Luis Cuevas; otros puntos que están en la Ciudad de Colima.

Y estamos ya trabajando, finalmente, en la ampliación de la Carretera Guadalajara-Colima. De hecho, en la parte plana ya se está en construcción de dos a cuatro carriles, se lleva ya la mitad, prácticamente del avance, de la parte del 122 al 128.

Inicia esta semana la construcción, se va a concluir en julio, y en la parte montañosa se está ya adquiriendo los derechos de vía para poder construir estas obras y culminar la ampliación a cuatro carriles de la Carretera de Guadalajara a Colima.

Vamos a trabajar hasta el último día de mi Administración, muy fuerte, en la construcción de infraestructura para que México ocupe el lugar que le corresponde en la economía mundial.

Muchas felicidades a todo Manzanillo, a todo Colima y a todo México.

Gracias.

Publicidad Google

Publicidad Google